Vuelos regulares: la suspensión sigue hasta el 12 de octubre

Economía

El ansiado retorno de los vuelos regulares a partir del primero de octubre no se podrá concretar, pese a las intenciones del Ministerio de Transporte. La nueva fecha (estimada, por supuesto) es el 12 de octubre, es decir una vez que concluya el nuevo período de aislamiento social obligatorio que estableció el Gobierno nacional la semana pasada.

La decisión fue comunicada ayer a todas las líneas aéreas por las autoridades del sector aeronáutico. Si bien la expectativa estaba puesta en la reanudación de los servicios a partir de octubre, la postergación no tomó por sorpresa a ningún protagonista de la industria. El escepticismo es la sensación que predomina entre las compañías.

De hecho, para poder volver a volar tenían que recibir los protocolos sanitarios acordados entre las carteras de Salud y Transporte, pero esto todavía no sucedió a pesar de que faltaban apenas 10 días para terminar el mes.

Los pocos pasajes que habían sido vendidos con la expectativa del retorno de los vuelos de cabotaje en octubre ya empezaron a ser cancelados.

Los pocos vuelos que se realizarán serán los especiales, que requieren autorización del Gobierno por motivos sanitarios, a los que sólo pueden acceder pasajeros que cuenten con alguna autorización para circular por razones contempladas en el listado de actividades esenciales.

Hasta ahora, ese tipo de vuelos estuvo a cargo principalmente de Aerolíneas Argentinas. Las otras compañías que operan cabotaje no los solicitaron, en algunos casos porque no los encontraron rentables ya que es muy limitada la cantidad de pasajeros que podrían transportar. Además, hay una provincias que se niegan a recibir vuelos por temor a posibles contagios desde otras zonas del país. Y las que están dispuestas (como Chaco y Tierra del Fuego) exigen a los pasajeros contar con un certificado de covid negativo y realizar cuarentena en el lugar de destino.

En función de estos elementos, las compañías anticipan que el panorama de vuelos en una primera etapa -aunque se autoricen los servicios regulares- no será muy diferente al actual. Es decir, muy pocas rutas disponibles con aviones semi vacíos.

Un escenario similar plantean para el caso de los vuelos internacionales. Las compañías no prevén agregar una cantidad de servicios similares a los que había antes de la pandemia. No sólo por las restricciones sanitarias, sino también porque la crisis económica provocada por la paralización de actividades afectó el poder adquisitivo de los potenciales viajeros. Al margen del temor que persiste por volar a destinos alejados del país. El último informe oficial sobre los vuelos en América Latina dice que están 87% abajo de las cifras de 2019.

Jorge Velázquez

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario