Asustó Chávez con sus 30.000 paramilitares

Edición Impresa

Caracas - Hugo Chávez celebró el octavo aniversario de su retorno al poder tras el intento golpista de 2002 tomando juramento a más de 30.000 milicianos, a los que instó a defender la soberanía nacional y su proyecto «socialista».

El mandatario afirmó el martes que la amenaza golpista «sigue viva» y llamó a sus partidarios a «barrer» a la burguesía venezolana si lograra sus planes, al tiempo que amenazó con radicalizar su revolución.

Chávez destacó el carácter «antiimperialista y popular» de las milicias y volvió a denunciar que el «maldito» imperio estadounidense apoyó el intento de golpe en su contra, enviando naves de guerra y aviones.

A su vez, acusó de «cínicos» a los Estados Unidos y de «lacayos» a algunos gobiernos de la región que critican las compras de armas de su Gobierno a Rusia.

«Hay que tener cinismo para decir eso, especialmente el imperio maldito que algún día desaparecerá de la faz de la tierra. No me refiero al pueblo de Estados Unidos, vaya nuestro saludo a sus intelectuales, trabajadores y a sus niños. Mientras tanto, tenemos que seguir preparándonos para la defensa del país en todos los terrenos y frentes de batalla, en lo cultural, en lo político, en lo económico y en lo militar, asimilando el concepto de que la defensa es de todo el pueblo y es necesaria para asegurar la independencia y la soberanía», dijo.

En un discurso en la céntrica avenida Bolívar y frente a batallones de milicianos y partidarios del Gobierno, Chávez indicó que en abril de 2002 se aliaron la oligarquía venezolana, el imperio norteamericano, los medios de prensa de la burguesía y más de 100 generales «traidores» en su contra, pero que fueron derrotados por la movilización popular que lo reinstaló en el poder.

Recordó que el año pasado se creó la milicia bolivariana como una fuerza militar más, para conmemorar al «pueblo en armas» que logró su regreso al mando.

En tanto, se intensificó el debate sobre la «guerrilla comunicacional», un plan oficial que prevé que estudiantes jóvenes voluntarios transmitan mensajes a favor de Chávez.

El programa, que comenzó el lunes con 75 estudiantes de entre 13 y 17 años, fue calificado por la oposición como un nuevo intento de «adoctrinamiento partidista».

Los «guerrilleros» comunicacionales recibirán clases extracurriculares en video, prensa gráfica y radio para «informar de forma veraz y oportuna» a la población, explicó la jefa del Gobierno capitalino, Jaqueline Farías.

Gloria Cuenca, académica opositora, declaró que el programa es para «intentar dominar el pensamiento libre de los jóvenes y las personas que le hacen al Gobierno una oposición crítica».

Agencias ANSA y EFE

Dejá tu comentario