Boom importador: compras a Brasil crecen un 43% en junio

Edición Impresa

Un verdadero boom importador se está registrando en el comercio con Brasil, que en junio acusa un crecimiento de las compras de casi un 43% interanual. Esto llevaría a pensar que las supuestas restricciones que viene aplicando el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, no han servido de mucho, o bien, han tenido como correlato la anticipación de operaciones como efecto precaución.

Lo cierto es que en junio la balanza con Brasil arrojó por doceavo mes consecutivo déficit, de u$s 167 millones, lo que acumula en el primer semestre un rojo de u$s 1.093 millones. Cabe destacar que en el primer semestre de 2009 la balanza fue superavitaria en u$s 44 millones, lo que habla a las claras de la reversión del comercio bilateral a favor del vecino país.

En este contexto las últimas quejas del Gobierno de Lula da Silva, impulsadas por la poderosa central fabril paulista, Fiesp, no tendrían demasiado asidero. Prueba de ello es que en junio las exportaciones argentinas a Brasil fueron de u$s 1.321 millones, lo que implica un incremento interanual del 25%, mientras que las ventas externas brasileñas al mercado argentino sumaron u$s 1.488 millones, aumentando un 42,5% anual.

En lo que va de 2010, las compras de productos brasileños crecieron un 58% (u$s 7.805 millones); en cambio, las importaciones argentinas de origen brasileño aumentaron menos del 35%.

Esta avalancha importadora pareciera estar más vinculada al boom de consumo de bienes durables y semidurables que se vive este año en la Argentina, que a mayores compras asociadas a anticipar las amenazas de Moreno de frenar embarques. Porque los productos que presentan las más altas tasas de crecimiento son automóviles y autopartes, seguidos de vehículos de carga, bombas y compresores, motores y generadores eléctricos, y en menor medida combustibles, máquinas para terraplenes, calzados, celulares, mineral de hierro y polímeros plásticos.

También del lado argentino, autos y autopartes lideran el ranking de principales exportaciones a Brasil, seguidas de trigo, plásticos y máquinas.

Vale señalar que Brasil también experimentó un récord de importaciones, las que crecieron un 50% interanual; sin embargo, la Argentina quedó al margen de la bonanza.

Fábio Faria, secretario adjunto del Comercio Exterior del Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil, explicó ayer que «el mayor aumento de las importaciones se justifica, en parte, porque la economía brasileña está recalentada». También le echó la culpa a la fortaleza del real diciendo que «el dólar está cotizando muy abajo de las expectativas del mercado, lo que resta competitividad a los productos brasileños favoreciendo el ingreso de mercaderías extranjeras». Los países que más están aprovechando la creciente demanda de importaciones de Brasil son China y Estados Unidos, quienes son ahora los principales socios comerciales de Brasil, por encima de la Argentina.

Las expectativas del Gobierno brasileño son que en el segundo semestre las exportaciones crecerán aún más por encima de las importaciones, lo que anticipa que el déficit será todavía mayor.

Dejá tu comentario