Brasil: los industriales ya presionan a Dilma para que devalúe el real

Edición Impresa

• LE RECLAMAN QUE IMPONGA UNA «CUARENTENA» A LAS INVERSIONES FINANCIERAS EXTERNAS Y QUE LAS GRAVE MÁS

San Pablo - La Confederación Nacional de la Industria (CNI) de Brasil ya presiona a la presidenta electa Dilma Rousseff, que asumirá el Poder Ejecutivo a partir del 1 de enero, para que adopte medidas adicionales a las aplicadas hasta ahora por el equipo económico del presidente Luiz Inácio Lula da Silva con el propósito de contener la fuerte depreciación del dólar ante el real.

El presidente de la CNI, Robson Braga, se reunió el último viernes en San Pablo con la prensa extranjera y expresó su preocupación y la del sector exportador frente a la apreciación de la moneda local, que alcanzó entre septiembre y octubre su mayor nivel en los últimos dos años, con un cambio que llegó a bajar de 1,7 real por dólar. «Es difícil establecer un precio ideal del dólar para las exportaciones. Pero por los estudios de los diferentes sectores de nuestra industria, ellos calculan que un valor sugerido puede estar entre los 2 y 2,2 reales por dólar», comentó Braga, quien insistió en que las medidas en curso no tranquilizan todavía a los exportadores brasileños.

«Una opción adicional podría ser un período de cuarentena para que las aplicaciones extranjeras se queden sin retorno durante un tiempo, que no necesariamente significa que ese período tenga que ser de cuarenta días», propuso Braga, empresario del sector eléctrico en el sudoriental estado de Minas Gerais, quien asumió la titularidad de la CNI a fines de octubre.

Para Braga, las inversiones extranjeras pueden también pasar a pagar el impuesto a la renta, tributo que en la actualidad no es cobrado, y el nuevo Gobierno deberá «estimular» la inversión de capital nacional destinado al fomento de las exportaciones.

Una de las medidas adicionales que adoptará el Gobierno de Lula da Silva en los próximos días, de acuerdo con analistas locales, será el pedido a la Bolsa de San Pablo para que limite las operaciones de derivados del dólar.

Hasta ahora, las medidas tomadas para frenar el avance del real no han dado el resultado inmediato que esperaba el mercado y, en especial, el sector exportador.

Estrategia

El equipo económico de Lula, encabezado por el ministro de Hacienda, Guido Mantega, y por el presidente del Banco Central (BC), Henrique Meirelles, aumentó el impuesto cobrado sobre la inversión extranjera en renta fija, un tributo diferente de la declaración de impuesto a la renta del que está eximido ese tipo de capital, y otorgó facilidades al Tesoro nacional para comprar dólares y destinar esas reservas en moneda extranjera al pago de deuda externa, por un período de cuatro años.

Braga recordó el compromiso asumido por Rousseff con los altos representantes de la industria para reducir la carga tributaria aplicada a las exportaciones y las inversiones nacionales.

En la campaña electoral, Rousseff y los entonces candidatos opositores José Serra y Marina Silva recibieron un documento con las reivindidel sector industrial. «Brasil está perdiendo competitividad y corremos el riesgo de una desindustrialización en algunos sectores», comentó Braga sobre las consecuencias de una disminución en el ritmo exportador del país, en particular del sector manufacturero, que permite la «diversificación» de las ventas brasileñas al exterior, que en su mayoría son de materias primas de origen mineral y agrícola.

No obstante, el empresario expresó su confianza en que el nuevo Gobierno pueda resolver el problema del tipo de cambio y concluya las reformas política, agraria y tributaria que no pudo terminar Lula y que ahora Rousseff, con una amplia mayoría en el Congreso, podrá conseguir con un escenario más favorable. «Al sector le agradó el discurso de la presidenta (cuando fue proclamada ganadora del balotaje), y ella puede trabajar para conseguir los cambios al tener una oportunidad muy grande con el capital político que trae de las urnas y la mayoría que va a tener en el Congreso. Además, porque conoce la economía brasileña muy bien», resaltó el empresario.

Objetivos

Un día después de ser elegida, en su primera entrevista a un medio local, Rousseff afirmó que conservará en su administración la actual política económica de su antecesor y descartó tomar medidas radicales para el control cambiario, a pesar de que pretende abordar el asunto «con rigor». «Voy a mirar con mucho cuidado el tipo de cambio, porque no creo que manipularlo resuelva nada. Tendremos un cambio flotante y tenemos reservas que nos permiten protegernos de manipulaciones internacionales. No es posible que ocurra aquí aquel tipo de política de la década del 30, que se caracterizó por la devaluación competitiva. El principio vigente es el cambio flotante», reiteró Rousseff en entrevistas concedidas a los canales Globo y Record.

Ex ministra de Minas y Energía y jefa de Gabinete, Rousseff habló también sobre el ajuste del gasto público, uno de los puntos contemplado en el documento de peticiones a los candidatos que hizo la CNI durante las elecciones.

«La característica principal de un Gobierno en el mundo de hoy es no gastar aquello que no puede. Pero mantendré los gastos sociales y las inversiones. Nosotros no jugaremos con la inflación, nosotros seremos un Gobierno que tendrá, por lo tanto, metas inflacionarias, de la misma forma que tuvo el Gobierno de Lula, pero mantendré el control del gasto público», aseveró quien será la primera presidenta de Brasil.

Sobre esa posición, Braga defendió el pensamiento de Rousseff al comentar que «hay gastos excesivos y los gobiernos aumentan mucho los gastos corrientes sin invertir en las personas».

Frente a las ocho principales monedas de la región, sin tomar en cuenta al bolívar de Venezuela, la mayor depreciación del dólar se presentó ante el real en el período comprendido entre el 31 de diciembre de 2002 y el 4 de noviembre de 2010, correspondiente a los dos mandatos del presidente Lula, según datos suministrados a Ámbito Financiero por la consultora brasileña Economática, especializada en mercados de Bolsa y divisas.

* Corresponsal en Brasil

Dejá tu comentario