Comenzó la temporada de Seven con cambios

Edición Impresa

La temporada internacional de seven que comenzó este fin de semana en la Gold Coast australiana y que seguirá el viernes y sábado en la increíble Dubái tiene varios cambios respecto a las últimas doce disputadas desde que el International Rugby Board inició una competencia anual en varios países.

Lanzada en 1999 -en aquel primer circuito Punta del Este y Mar del Plata eran parte del circo trashumante- el crecimiento ha sido impresionante. Todavía recuerdo la forma en que los equipos llegaban y buscaban poder representar a sus países de la mejor manera mientras aprovechaban las delicias culturales de los lugares que visitaban, fueran éstos en el caso de Sudamérica sus playas, la comida, las mujeres y la activa vida nocturna.

La competitividad natural entre países y el hecho que la velocidad y la potencia misma del seven no permitían las dos variantes, el rugby reducido se profesionalizó -no estrictamente desde lo económico pero sí en cuanto a su preparación y seriedad. Son muchos, cientos, los jugadores que en su camino hacia sus seleccionados nacionales, fueran Pumas, All Blacks, Wallabies, Springboks, etc., dieron sus primeros pasos en el rugby reducido.

Escaso es el número de jugadores, pero más grande es la posibilidad de crecer a un ritmo vertiginoso. Seis partidos de 14 minutos en dos días, jugando en el mismo espacio físico que para un partido de quince jugadores, hacen que no sea una variante del rugby para todos. Quienes superan la prueba están mentalmente y hasta físicamente capacitados para un siguiente nivel.

Dicho esto, uno de los héroes Pumas del reciente Mundial de Rugby gracias a su fabuloso try contra Escocia vino del seven. Lucas González Amorosino paseó por el mundo haciéndose rugbier de nivel internacional en lugares como Dubái, Hong Kong, Wellington o Londres. Así como él, muchos más.

El circuito que acaba de comenzar tiene algunas particularidades respecto a los anteriores. Por un lado serán nueve los torneos y no ocho como hasta ahora. Se sumó el torneo que se jugó este fin de semana en Australia y se supone que el año próximo se jugará en octubre en la Argentina. Cuando se consultó desde la UAR contestaron que, justamente, no podían contestar sobre el tema. Desde 2002 que el circuito no para en Sudamérica.

Otra de las variantes más importantes es un cambio en la distribución de los puntos. Mientras que en el pasado sólo sumaban puntos los primeros nueve equipos en cada torneo, ahora todos los participantes tendrán su premio. Además, la brecha entre los distintos puestos se reducirá y hasta se jugará una final de bronce por el tercer puesto.

Con esto, apuntan a que ningún equipo se dispare, o que a mitad de temporada la lucha por el título quede en manos de unos pocos equipos. Argentina VII ganó el Tazón y gracias a ello sumó 8 puntos -antes hubiera ganado sólo cuatro- y el equipo encima suyo ganó 10 puntos.

Los dieciséis equipos ya están en Dubái. Están disfrutando de una ciudad única por lo intrigante, extraña mezcla de modernidad, locura (se puede ir del caluroso desierto a esquiar bajo techo en minutos) y mercados antiguos para el deleite del visitante. Llega Dubái y Ámbito Financiero cubrirá el torneo.

Dejá tu comentario