Crece la hostilidad de Rusia y Occidente

Edición Impresa

Riga - Estados Unidos advirtió ayer de “graves consecuencias” ante una eventual agresión rusa durante un encuentro de la OTAN, convocado para discutir la decisión del Kremlin de concentrar tropas en la frontera con Ucrania.

Ante esa amenaza, el Gobierno de Vladímir Putin deploró, a su vez, los preparativos de la Alianza Atlántica y los señaló como la verdadera causa del peligro de un enfrentamiento en la región.

Durante una videoconferencia con inversores, el líder ruso afirmó ayer que las maniobras y otros movimientos militares de Occidente junto a Ucrania amenazan la seguridad de Rusia, advirtiendo ante un posible cruce de las “líneas rojas” establecidas por el Kremlin.

A su vez, el secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, expresó en una conferencia de prensa en Letonia, previa a la reunión, su alarma por los “inusuales” movimientos de tropas rusas.

“Cualquier acción de escalada de Rusia sería una gran preocupación para Estados Unidos y Letonia, y cualquier agresión renovada desencadenaría graves consecuencias”, afirmó.

“Estamos muy inquietos por estos movimientos que estamos viendo”, señaló Blinken.

El funcionario evitó ofrecer detalles sobre las características de esa respuesta y alego que antes quería realizar consultas con los aliados de la OTAN, reunidos para un encuentro de dos días en la capital letona.

Contexto

Dos ronda de concentración de tropas rusas este año en las fronteras de Ucrania han alarmado a Occidente. En mayo, las tropas rusas sumaban 100.000 efectivos, la mayor cantidad desde la anexión de Crimea por parte de Moscú en 2014, según funcionarios occidentales.

Rusia descartó como incendiarias las sugerencias de Kiev de que se está preparando para un ataque, al tiempo que dijo que no amenaza a nadie y solo defiende su derecho a desplegar tropas como desee. El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, dijo antes de la reunión que las intenciones de Rusia no están claras.

Dejá tu comentario