Dubai, lujosa e imponente

Edición Impresa

Son siete los Emiratos aunque los dos más conocidos son Abu Dhabi y Dubai. Una representa la riqueza y el otro la apertura hacia el mundo.

Con lujos impensables y un crecimiento edilicio que sorprende con cada visita, la ciudad sede de un torneo de rugby reducido que junta a varios miles de deportistas es impresionante.

No se puede hablar de caminar por sus calles ya que todo es a tan gran escala que salvo en la zona del mercado antiguo -el Old Souq- toda caminata se circunscribe a movilizarse dentro de gigantescos shoppings (uno, el mall más grande del mundo tiene una pista de ski sobre nieve bajo techo) o edificios de tama-ño impensado.

El aire acondicionado es condición sine qua non y su servicio de trenes lujoso y limpio.

Todo en la ciudad lo hacen a gran escala atrayendo millones de turistas; el Emirates Dubai Sevens es así. En el medio del desierto -sí, de manera literal, se mira 360º grados alrededor del complejo The 7evens y salvo la ruta de acceso sólo se ve desierto- se construyó un estadio para

20.000 personas y otras seis canchas con el mejor césped del mundo.

Hace poco más de una década ¡se jugaba en canchas de arena! Allí, durante el jueves, viernes y sábado habrá quince distintos torneos de seven, siendo el internacional el más importante.

Juveniles, adultos locales, adultos de la región, viejas estrellas, veteranos, mujeres (se jugará por primera vez un torneo internacional sancionado por el IRB), mujeres locales y otras distintas categorías disputarán sus propios torneos con la esperanza de jugar sus finales en el estadio central. Allí se jugarán todos los partidos del torneo del IRB en el que Argentina no la tiene nada fácil.

Después de finalizar en el noveno puesto -y sumar ocho puntos para la tabla de posiciones- el equipo que capitanea Nicolás Bruzzone ya está en Dubai donde el viernes jugará contra Fiji, ganador en la Gold Coast, Samoa y luego el equipo local de Emiratos Árabes Unidos.

La fiesta que desata este torneo es tal que hay una tribuna especialmente dedicada para las familias con los cientos de ni-ños que tienen en el playón detrás de la tribuna principal todo tipo de entretenimientos mien-tras que la del ingoal opuesto es solamente para adultos.

El consumo de alcohol -un tema importante en Dubai por las muchas prohibiciones- está permitido en el estadio, lo que genera un ambiente festivo impresionante, pero para asegurarse no incomodar a nadie, hay espacio para todos.

El rugby es seguido atentamente, aunque para los que se acercan es una fiesta de dos largos días de duración que asegura diversión total y finaliza con una de las mejores bandas de cover que este cronista haya escuchado.

Dubai queda lejos para los argentinos, pero a partir del 3 de enero, Emirates viajará desde Ezeiza. Es un viaje altamente recomendable. La excusa el rugby, pero el beneficio múltiple.



(*) Frankie Deges, periodista de alRugby.com, estará cubriendo el Emirates Dubai Sevens gentileza de Emirates Airline.

Dejá tu comentario