Efecto canje: Fitch le elevó ya la nota a la deuda argentina

Edición Impresa

Tras la finalización del canje de deuda, la calificadora Fitch decidió subir la nota de los bonos argentinos. Sin embargo, la agencia consideró que la operación no era suficiente para abrir nuevas fuentes de financiamiento.

Ahora, desde el ministerio comandado por Amado Boudou esperan otras reacciones favorables del resto de las calificadoras, dado el resultado que obtuvo el Gobierno en el canje de deuda, al lograr un 66,8% de aceptación. Puntualmente, el próximo paso en la misma dirección podría darlo Moody's.

La reacción de Boudou al conocerse la noticia fue ayer de indiferencia. «Hemos dicho muchas veces lo que pensamos de las calificadoras, que han llevado sus funciones, muchas veces, de forma desastrosa».

El ministro continuó señalando que «la verdad que la nota que tiene la Argentina no tiene nada que ver con los datos macroeconómicos del país».

La deuda argentina de largo plazo en moneda extranjera quedó ahora con un nivel de riesgo de «B» desde el «RD» (siglas en inglés de «default restringido») y con una «perspectiva estable». Mientras que los compromisos en moneda local fueron colocados en «B» contra el «B-» anterior.

Pese a la mejora, la nueva calificación está aún cinco escalones dentro de la escala de «deuda basura». «Desde el punto de vista de Fitch, esto representa un paso positivo hacia la normalización de la relación con acreedores», dijo la agencia en un comunicado.

La noticia repercutió en los mercados locales, donde los principales bonos subieron tras el anuncio y cerraron con un alza del 1,8% en promedio.

Fitch dijo que las necesidades argentinas de financiamiento «parecen manejables» durante los próximos dos años por los continuos préstamos entre sectores del Gobierno, por la cantidad de deuda del Estado en manos de entidades institucionales y la posibilidad del país de acceder a reservas del Banco Central.

A pesar de esto, la agencia señaló que las calificaciones de la Argentina permanecen restringidas por un desempeño macroeconómico volátil, un marco institucional débil y los aún altos ratios de deuda relativos a países con calificación «B».

La agencia sostuvo que la nueva calificación «representa un paso positivo hacia la normalización de la relación de la Argentina» con sus acreedores y con los mercados financieros internacionales. Y subrayó que, a través de los canjes instrumentados en 2005 y el del mes pasado, la Argentina retiró del mercado más del 92% de los bonos que cayeron en default a principios de 2002.

En su informe, Fitch recordó que permanecen en default casi 6.000 millones de dólares, en su mayoría, en poder de fondos buitre que litigan contra el país en tribunales internacionales. La calificadora sostuvo que estas demandas judiciales «obstaculizan» la intención del Gobierno de salir a colocar nuevas emisiones en los mercados internacionales.

La adhesión al canje de deuda que cerró hace un par de semanas ascendió finalmente al 66,8% de los 18.300 millones de dólares en bonos que ingresaron a la operación.

En relación con futuros movimientos, los analistas de Research for Traders especulan que en las próximas semanas Moody's también subirá la nota de la Argentina, que actualmente se encuentra en nivel de «B3».

Dejá tu comentario