Escenas de guerra y 6 muertos más en la represión en Nicaragua

Edición Impresa

Habitantes de la ciudad de Masaya relataron una ofensiva policial y paramilitar surrealista, con fusiles automáticos y hasta pesticidas.

Managua - Al menos seis personas murieron en la ciudad de Masaya, al oriente de Managua, la capital de Nicaragua, tras un ataque de policías y paramilitares la noche del domingo, informaron hoy fuentes oficiales y organismos de derechos humanos. Testigos de la operación hablaron del uso de armas automáticas y hasta del lanzamiento indiscriminado de pesticidas, y la describieron como un verdadero operativo "de guerra".

Alvaro Leiva, director de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), dijo que la entidad confirmó la muerte de cinco civiles en Masaya, entre ellos un profesor de secundaria de 25 años abatido por un balazo en el abdomen.

Leiva dijo que el docente apoyaba las protestas de manifestantes opositores y había sido amenazado de muerte. "Esta persona murió ejecutada por un francotirador", añadió.

Por su parte, el portal gubernamental "El 19" reportó que un policía murió y otro resultó herido al intentar penetrar a la ciudad. Admitió que la Policía movilizó a Masaya a "fuerzas que estaban acuarteladas".

El director de la ANPDH informó que recibieron denuncias, que están investigando, sobre el presunto uso de una avioneta que lanzó alguna sustancia tóxica sobre la población. Se presume que era un insecticida conocido como cipermetrina, agregó.

También Gonzalo Carrión, asesor legal del no gubernamental Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), dijo que la entidad recibió reportes sobre un ataque de hombres encapuchados y armados con pistolas y fusiles de guerra, que se inició la noche del domingo y se prolongó hasta la madrugada de ayer.

"Tenemos informes de un nuevo ataque contra Masaya. Hacemos responsable al presidente Daniel Ortega y al Estado por esta violencia, que está sustentada en un sistema criminal de represión y de irrespeto a los derechos humanos", aseveró.

Carrión señaló que también el Cenidh investiga denuncias sobre el supuesto uso de productos químicos en Masaya, pues se reportan varias personas intoxicadas.

"El ataque fue generalizado, prácticamente fue una invasión a la ciudad con armamento pesado porque se escuchaban ráfagas... No conozco cosas de guerra pero en varios momentos disparaban seguido: ta', ta, ta', en ráfaga..." dijo el sacerdote Augusto Gutiérrez, del barrio Monimbo.

Por su parte, Yubrank Suazo, dirigente del Movimiento Estudiantil 19 de Abril en Masaya, dijo al matutino "El Nuevo Diario" que al menos dos personas resultaron heridas durante el ataque, entre ellos un niño de 12 años.

Masaya, situada a sólo 25 kilómetros de Managua, permanece virtualmente bajo control de pobladores civiles que apoyan a los estudiantes en protestas desde el pasado 17 de abril. La población levantó barricadas de piedras y adoquines que impiden a la Policía el acceso a la ciudad y el tránsito dentro de la misma.

El levantamiento contra el Gobierno sandinista comenzó en abril debido a un plan oficial de reforma previsional, pero aun cuando este fue retirado, las protestas persistieron y buscan ahora la salida de Ortega.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) registra 97 muertos desde que se inició el conflicto, aunque organismos de derechos humanos aseguran que las víctimas sobrepasan las 110.

En tanto, el Gobierno sólo reporta 39 fallecidos.

Agencias DPA y AFP

Dejá tu comentario