Fuerte crecimiento del déficit con Brasil en marzo

Edición Impresa

• Impactaron fin de las trabas a las importaciones, más actividad y dólar fijo

La flexibilización en el otorgamiento de las licencias no automáticas para importar, el repunte del nivel de actividad y la estabilidad del tipo de cambio constituyeron en marzo un cóctel casi explosivo para el saldo comercial con Brasil, que arrojó un déficit de u$s 232 millones. Un año atrás la balanza con el vecino país fue superavitaria en u$s 16 millones.

De acuerdo con datos difundidos por el Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil las exportaciones brasileñas al mercado argentino sumaron en marzo u$s 1.407 millones, lo que representa un crecimiento del 56,5 por ciento frente al mismo mes de 2009. Por su parte, las ventas externas argentinas a Brasil aumentaron un 28,4 por ciento interanual a u$s 1.175 millones.

Volumen

En lo que va del año el déficit con Brasil totaliza u$s 436 millones, esto es un 828 por ciento mayor al registrado en el primer trimestre de 2009. Si bien el comercio bilateral del año pasado sufrió los embates de la crisis mundial, pareciera que los exportadores brasileños se han recuperado más rápido que sus pares argentinos, ya que el déficit de marzo no se explica porque Brasil haya desacelerado el crecimiento de sus importaciones. Todo lo contrario, las importaciones totales brasileñas crecieron el mes pasado un 48 por ciento interanual mientras que las de origen argentino lo hicieron un 28 por ciento. Es más, para Brasil el superávit de marzo fue el más bajo para dicho mes desde 2002.

Al respecto, los economistas del Banco Itaú Unibanco consideran que «las importaciones (de Brasil) son mucho más sensibles a la demanda doméstica que al tipo de cambio. Por lo tanto, la estabilidad de real no debe frenar las importaciones, especialmente, debido al hecho de que aumentó el crédito y mejoró la confianza, lo que debe seguir impulsando las inversiones privadas y las compras de bienes de capital importados en el corto y mediano plazo».

Aunque el mercado argentino viene perdiendo relevancia para el comercio exterior brasileño, sobre todo a manos de China, que se ha consolidado como el segundo principal socio comercial de Brasil (histórico puesto de la Argentina detrás de EE.UU.), en marzo fue vital para el superávit del vecino país. El déficit argentino explica el 35 por ciento del superávit total de Brasil del mes pasado.

Exportaciones


Las exportaciones que más crecieron en el intercambio bilateral en marzo fueron las de automóviles, autopartes, máquinas y equipamiento (motores y generadores eléctricos, bombas y compresores) y manufacturas de plástico. Por el lado de Brasil también aumentaron fuerte las ventas de aparatos electrónicos (celulares), mineral de hierro, vehículos de carga, productos siderúrgicos (laminados planos) y neumáticos, mientras que otros productos argentinos que se destacaron fueron combustibles y lubricantes.

La actividad económica muestra signos de recuperación en ambos países (en Brasil se estima un crecimiento del PBI de más del 5,5 por ciento este año y del 9 por ciento de la producción industrial), lo que potencia la demanda de importaciones. Pero además el aumento del precio de algunos commodities como el mineral de hierro junto con el levantamiento de gran parte de las restricciones que el Gobierno argentino impuso a las importaciones de origen brasileño (tras las presiones del Gobierno de Lula da Silva) fueron determinantes para el comportamiento de la balanza bilateral el mes pasado.

Dejá tu comentario