Los aceites vegetales no cubren demanda de industria del biodiésel

Edición Impresa

La producción global de aceites vegetales este año no sería suficiente para cubrir la demanda de la industria del biodiésel, cuya producción crecería un 10% respecto de 2010, dijo ayer la publicación especializada en oleaginosas Oil World.

La sequía en Europa ha afectado la cosecha de colza esta temporada, utilizada en la elaboración de biodiésel, al tiempo que las fuertes lluvias en Estados Unidos retrasaron el período de siembra, lo que impactó en la oferta global.

Oil World, con sede en Alemania, dijo en un reporte semanal que prevé que en 2011 la producción de biodiésel de Brasil aumente 0,3 de millón de toneladas frente al año pasado, y que en la Argentina crezca entre 0,4 y 0,5 de millón.

La firma dijo, además, que la producción de biodiésel también se expandiría sustancialmente en Indonesia y Singapur, al agregar que «asumimos que gran parte de ese volumen será para exportar a Europa».

No obstante, refirió que la producción de biodiésel en Europa se mantendrá estable y que sólo se utilizará el 40% de la capacidad disponible.

El consumo total global de aceites vegetales crecería un 3,6%, a 176 millones de toneladas este año, frente a 170 millones en 2010, sostuvo.

Perspectiva

Los ajustados suministros de aceites vegetales podrían impulsar los precios de los alimentos, dijo Oil World, que además instó a los gobiernos a afinar sus políticas en el sector de biocombustibles.

Por otra parte, Oil World informó que las importaciones chinas de aceites vegetales subirían a 3 millones de toneladas en el tercer trimestre, en un intento del país por reponer sus existencias decrecientes.

En las últimas semanas, el Gobierno chino efectuó más ventas de aceites vegetales -principalmente de aceite de colza y de soja- de sus reservas estatales para rebajar los precios domésticos de los aceites vegetales. Como resultado, las existencias de China estarían 800.000 toneladas por debajo de las del mismo período del año pasado.

Los aceites de palma y de soja serán los principales beneficiarios, con alzas en las importaciones del tercer trimestre a 1,8 millón y 0,6 de millón de toneladas, respectivamente.

China es el principal importador mundial de soja. Sin embargo, las procesadoras de soja, que producen aceite y harina para forraje animal, luchan con márgenes negativos por los precios elevados.

Los esfuerzos de China por mitigar la inflación se centraron durante el último año en los aceites comestibles, como los aceites de soja, de colza y de palma.

En noviembre, el Gobierno impuso topes a los precios minoristas de los aceites vegetales, pero ayer eliminó esos límites, insinuando que el suministro podría alcan-zar para mitigar las preocupaciones sobre la inflación alimentaria.

Dejá tu comentario