Medios: Cobos otorga sesión para votar antes del viaje presidencial

Edición Impresa

«Me comprometo a no obstaculizar un eventual pedido del oficialismo para convocar a una sesión especial por la ley de medios. Pero insisto en la necesidad de buscar consensos». Julio Cobos cerró ayer la reunión de Labor Parlamentaria del Senado dejando claro frente a más de 20 jefes de bloque que no pondrá trabas en caso de que el kirchnerismo convoque a una sesión especial el viernes 9 de octubre para votar el proyecto, apenas un día antes de la partida de Cristina de Kirchner a la India.

Los oficialistas Miguel Pichetto, jefe de la bancada K; Nicolás Fernández, titular de la Comisión de Asuntos Constitucionales; y José Pampuro, presidente provisional del Senado, respiraron aliviados. El vicepresidente había mantenido el suspenso sobre qué actitud tomaría en caso de que el kirchnerismo le solicitara la convocatoria a una sesión especial para apurar la votación de la nueva ley de medios. «El único requisito es que cumplan el reglamento y consigan la firma de cinco senadores. Desde mi llegada al Senado, nunca rechacé un pedido de sesión especial, ni del oficialismo ni de la oposición», explicó Cobos ante la mirada atenta de Pichetto, Fernández y Pampuro.

Para sesionar cualquier jornada que no sea miércoles o jueves, días previstos por el Reglamento de la Cámara alta para las sesiones ordinarias, es necesario que el presidente del Senado, en este caso, Cobos, convoque a una sesión especial sobre la base del pedido de al menos cinco senadores. Esa convocatoria es una prerrogativa exclusiva del titular de la Cámara alta, quien, incluso, está habilitado para rechazar el pedido.

Por eso, como adelantó ayer este diario, Cobos tiene la llave para destrabar la pelea por la fecha de la votación. Esa disputa explotó ayer en la reunión de Labor Parlamentaria, cuando Pichetto les propuso a los jefes de bloque de la oposición llegar a un acuerdo para firmar mañana los dictámenes y sesionar el próximo miércoles 7 de octubre. «Al no alcanzar el despacho estado parlamentario, lo que les propongo es llegar a un acuerdo para bajar al recinto el próximo miércoles y dar el debate. De ese modo vamos a revestir la discusión de una mayor fortaleza institucional, ya que nos garantizamos que Cobos presida la sesión antes de que la presidente Cristina Fernández de Kirchner se vaya de viaje», fue la sugerencia del jefe de los senadores oficialistas.

Pero ni Ernesto Sanz (UCR), María Eugenia Estenssoro (Coalición Cívica) ni Adolfo Rodríguez Saá (peronismo disidente) aceptaron el trato. «Nosotros insistimos en que la sesión se realice el 14 de octubre, aunque Cobos no pueda presidirla por estar a cargo del Poder Ejecutivo. Es necesario agotar la ronda de consultas, las audiencias, volver a escuchar al interventor del COMFER, Gabriel Mariotto, y actuar como una verdadera cámara revisora», se quejó el mendocino Sanz.

La peronista díscola de Salta Sonia Escudero ensayó una tímida mediación y propuso sesionar el viernes 9, como pedía el oficialismo, pero sólo llevando al recinto un dictamen con modificaciones, obligando así al proyecto a volver a la Cámara de Diputados. Pichetto y el santacruceño Fernández rechazaron esa posibilidad de plano. Pampuro observaba el espectáculo en silencio.

El debate del proyecto sigue trabado, principalmente, en el artículo 161, que fija el plazo de un año para que las empresas de servicios audiovisuales que no se adapten a las regulaciones de la nueva ley se desprendan de sus activos. Ni siquiera el senador oficialista Guillermo Jenefes, titular de la Comisión de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión, accede a votar ese apartado. Dueño de canales de TV en Jujuy, el legislador se queja de la violación del principio de seguridad jurídica y de derechos adquiridos, pero firmaría mañana el dictamen kirchnerista en disidencia parcial.

Hoy, las audiencias continuarán con la presencia de los gobernadores de Chaco, Jorge Capitanich; de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, y está pendiente la confirmación del santafesino Hermes Binner, uno de los líderes opositores que apoyan en general el proyecto kirchnerista de ley de medios.

Dejá tu comentario