Sale Triaca y Sica hoy asume con más poder en Producción y Trabajo

Edición Impresa

• SERÁ OTRA VEZ UNIPERSONAL EL VÍNCULO CON LA CGT
Los funcionarios compartirán una conferencia de prensa para escenificar el fin del doble comando en la cartera laboral. Arranca etapa más conciliadora.

Dante Sica asumirá hoy como ministro plenipotenciario de Producción y Trabajo tras confirmarse la renuncia de Jorge Triaca, quien la hará efectiva el mes que viene tras la cumbre del G-20 en Buenos Aires. La cesión simbólica de poderes se hará este mediodía a través de una conferencia de prensa que compartirán ambos funcionarios. Allí se darán precisiones sobre la salida de Triaca luego de tres años de gestión al frente de la cartera laboral y se informara que por el momento no tendrá reemplazo. Se trata, para Sica, del punto final del "doble comando" en el ministerio a su cargo y del arranque de una nueva etapa que, como adelantó este diario, estará signada por una impronta de mayor diálogo y consenso, y que incluirá el abandono de proyectos molestos para el sindicalismo tradicional como la reforma laboral.

Aunque hacía tiempo estaban contadas las horas de Triaca en el Gabinete nacional y su salida era un hecho ya definido para antes de fin de año ayer se resolvió escenificarla a través de la conferencia que compartirá con Sica a las 12 en el microcine del Ministerio de Economía, en donde toda vía funcionan las oficinas del jefe de Producción. De hecho se prevé que en los próximos días el ministro se mudará a Alem 650, la sede central de Trabajo.

Los colaboradores de Sica insistían ayer con que no estaba previsto nombrar a un sucesor de Triaca y que el acto de hoy tenía como objetivo principal relanzar al funcionario ahora sin sombra alguna en el área de Trabajo. El hasta hoy secretario de Gobierno de Trabajo, en tanto, prevé tomar vacaciones por unos tres meses y luego realizar tareas como articulador de la campaña de Cambiemos para las elecciones de 2019 aunque sin expectativa de candidato.

Hasta anoche la única renuncia confirmada era la de Triaca. El resto de la estructura permanecerá de momento sin cambios aunque en el equipo de Sica admitían la posibilidad de un ingreso a mediano plazo de Lucas Aparicio, un funcionario ligado al área de transporte desde esa cartera y también meses atrás en la de Trabajo que en sus varios roles desde que asumió la actual gestión se granjeó el rechazo unívoco de los gremios aeronáuticos. Mantuvo, sin embargo, una relación aceitada con el jefe de los maquinistas ferroviarios, Omar Maturano, y con su padrino político y sindical, Andrés Rodríguez, de los estatales de UPCN.

Fuera de esa alternativa el actual ministro tiene en sus planes reforzar un perfil de mayor diálogo y consenso con el sindicalismo, además de su histórica cercanía con el empresariado industrial como consultor privado. Tras adjudicarse la suspensión del paro nacional que tenía en planes la CGT a través de la negociación del bono de $ 5.000 y del mecanismo de freno a los despidos contenidos en un decreto de necesidad y urgencia, Sica prometió abocarse a garantizarle al Gobierno un fin de año sin conflictividad. Si bien ese compromiso tiene grandes chances de cristalizarse al menos con la central obrera mayoritaria, los gremios del transporte harán la semana que viene protestas coordinadas contra el pago de Ganancias (ver aparte).

En cuanto a Triaca, su gestión estuvo signada por algunos episodios escandalosos y sometidos a investigaciones judiciales así como confrontaciones directas con sindicalistas rivales del Gobierno, y componendas con gremialistas aliados, casi por igual. En el primer rubro se cuentan el despido de su exempleada doméstica Sandra Heredia, de quien luego se supo había sido nombrada en la intervención del sindicato de marítimos (SOMU) y a partir de lo cual surgieron irregularidades en aquella gestión, al igual que otras denunciadas en la del gremio de vigiladores privados (Upsra), en plena investigación.

Macri le ofreció al funcionario saliente ser embajador ante el Vaticano pero Triaca lo rechazó. Para esa propuesta pesó una relación histórica entre Jorge Bergoglio y Adriana Menéndez, última esposa de Alberto Triaca y madrastra de Jorge, quien se encargaba en persona realizar donaciones y hasta de comprar la ropa interior del ahora pontífice cuando estaba a cargo del arzobispado de Buenos Aires. También incidió en esa opción el gremialista del gas Oscar Mangone, de gran cercanía con el Papa y gestor de un inicial aterrizaje suave de Triaca en Trabajo ante la CGT.

Pero en lugar de ese destino diplomático el funcionario eligió un período de silencio y regresar para la campaña 2019. Un derrotero similar al de su padre, que también fungió como ministro de Trabajo por casi tres años en la presidencia de Carlos Menem y luego coordinó el Grupo de Acción Política que encabezaba el entonces ministro del Interior, Carlos Corach.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario