Política

Elección en un gremio clave para el Gobierno y el kirchnerismo

El comicio de este miércoles en el sindicato estatal ATE, con 300 mil afiliados en condiciones de votar, enfrentará a cinco nóminas, dos de las cuales con chances.

La Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), uno de los mayores gremios de la Argentina, resolverá este miércoles una interna agria que la atraviesa desde hace años mediante una elección de autoridades en la que competirán cinco listas, y que ya quedó signada por denuncias por presuntas irregularidades. Paradójicamente, el grueso de los aspirantes, en su momento enfrentados por su postura respecto del gobierno de Cristina de Kirchner, se referencia en la actualidad en el Frente de Todos.

El comicio interno habilitará la participación de unos 300 mil afiliados de todo el país y se centrará en dos listas: la Verde, que postula la reelección de Hugo “Cachorro” Godoy, y la Verde y Blanca, que lleva al frente a Daniel Catalano, titular de la filial porteña del gremio. El número de votantes habilitados da cuenta de un volumen sólo superado por un puñado de organizaciones entre las que se cuenta la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN), su competidora mayoritaria en las administraciones públicas nacional y provinciales.

La proliferación de listas pone de manifiesto la atomización que sufrió ATE en los últimos años. Junto a Godoy permanece la estructura histórica de Víctor De Gennaro, fundador de la CTA y cuenta con el peso de los sufragios de las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, San Juan, La Pampa y Río Negro, entre otras. En tanto que la Verde y Blanca, de buena performance electoral en 2015, impulsa una renovación de la mano de Catalano junto a otro histórico como Edgardo Depetri y da por sentado el respaldo de las filiales como la porteña, de Santa Fe, Corrientes, La Rioja y Neuquén.

Otro protagonista de la elección –más por nombre propio que por chances reales- es Pablo Micheli, líder por años de ATE y hasta hace pocas semanas secretario general de la CTA Autónoma. Micheli se postula por la lista Verde Púrpura a nivel nacional y en un número reducido de seccionales, y viene de perder por la Justicia y en la vía administrativa la jefatura de la CTA a manos de Ricardo Peidró (visitadores médicos) y el propio “Cachorro” Godoy. Las otras dos nóminas con candidatos son la Multicolor, referenciada en el Frente de Izquierda (FIT) con Luciano Domínguez (ATE-INTI) como principal referente, y la Gris Roja, encabezada por Marina Hidalgo Robles (ATE Promoción Social).

El proceso electoral estuvo salpicado de denuncias. Desde una de Micheli, que según Godoy pretende “que se suspenda la votación”, hasta las presentadas por la Verde y Blanca ante el Ministerio de Producción y Trabajo luego de agotar la vía administrativa interna. Catalano le dijo a este diario que hasta anoche “no figuraba el padrón, cuando debía estar publicado desde el 26 de junio, ni la nómina de presidentes de mesa del oficialismo”.

“Hay varias irregularidades como el manejo de los padrones por parte de una empresa que la maneja un hombre que a su vez es presidente de la Junta Electoral. También sacaron a los despedidos de cada repartición pública que luchan por volver a sus puestos de trabajo y hasta a los monotributistas que pagan su cuota de afiliación de forma manual”, relató Catalano. Al respecto, Godoy contestó que “los padrones fueron publicados en tiempo y forma” y sólo admitió demoras respecto de la presentación de los que corresponden a las mesas de “Capital Federal y Neuquén”.

“Para nosotros la elección va a ser un plebiscito para ratificar la política de confrontación contra el Gobierno que sostenemos desde el primer día de Mauricio Macri. ATE fue el primer gremio que convocó a un paro y a una marcha a Plaza de Mayo”, evocó el actual secretario general. Catalano, su principal contendiente, le adjudica a Godoy una supuesta cercanía al ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, y alega que esa afinidad le permitió desplazar a Micheli de la CTA Autónoma tras un pronunciamiento la semana pasada en esa línea del secretario de Trabajo, Lucas Fernández Aparicio. En 2015 la actual conducción se impuso por unos 14 mil votos sobre un total de sufragios positivos que osciló los 150 mil (la mitad del padrón habilitado).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora