Celebrarán los 60 años del grupo Arte Generativo

Espectáculos

Eduardo Mac Entyre y Miguel Ángel Vidal lideraron un estilo revolucionario.

Para los directores de los museos nacionales y porteños, públicos y privados, cerrados durante meses, resulta difícil actualizar la agenda porque no hay fecha cierta de apertura. Las grandes e incluso pequeñas exposiciones, que se programan con mucha anticipación, están suspendidas. Mientras los proyectos virtuales se multiplican, las numerosas actividades que mantienen vivo el interés del público que frecuenta los museos y surgen de manera espontánea, dependen de un calendario por demás impreciso.

Hoy, después de más de 140 días de silencio, los protocolos están acordados en los museos de casi todo el país y los teléfonos vuelven a sonar. Los homenajes figuran entre las propuestas más insistentes. Los herederos del grupo Arte Generativo, por caso, trabajan para celebrar el 60 aniversario de la primera exposición que los artistas Eduardo Mac Entyre (1929-2014) y Miguel Ángel Vidal (1928- 2009) presentaron en la Galería Peuser, con el apoyo del poderoso coleccionista y galerista Ignacio Pirovano, rico terrateniente y estudioso del arte. Mac Entyre y Vidal consolidaron, a través de la abstracción, el deseo de modernidad y progreso que demandaba el espíritu de los tiempos. A través de vibraciones, giros y una potente energía en sus pinturas, ambos artistas lograron dejar atrás la creencia de que la abstracción podía tener un “insensible y frío” final. Desde su cargo de director del Museo de Arte Moderno, Rafael Squirru les brindó su aval y escribió el prólogo de la muestra.

Pirovano había descubierto en Europa al artista belga Georges Vantongerloo, figura de las vanguardias históricas que firmó el manifiesto del grupo De Stijl, junto a Mondrian y Van Doesburg. Al regresar, descubrió que Mac Entyre y Vidal hacían algo semejante. “En lugar de tomar como hasta ahora motivos existentes, engendraban la belleza en sí misma”, señaló Pirovano. Marita García, investigadora de la vertiente abstracta, analizó las afinidades entre Mac Entyre, Vidal y los planteos teóricos de Vantongerloo difundidos por Pirovano, que resultan esclarecedores para reformular los nuevos problemas de la abstracción. El grupo de Arte Generativo, inspirado en los escritos de este artista, logró “engendrar formas nuevas, reflejar el proceso generativo de las mismas, o de los fenómenos que las provocan. Esta nueva geometría, basada en el principio general de dar movimiento al punto y a la recta, proyectando sobre el plano un movimiento direccional, también contó con su lugar en la colección”. Para Pirovano, según García, inspirado en “el deseo de la construcción de una Argentina moderna, armar una colección de arte abstracto implicaba actuar en el diseño de un nuevo país que debía reformularse tanto en el ámbito económico como cultural”. Y así transcribe una carta histórica: “He pensado mucho sobre tu colección y me entusiasma la idea de que ella pueda ser la base de nuestro futuro Museo de Arte Moderno”, le escribió desde Hamburgo el artista Tomás Maldonado en 1954. No obstante, recién en agosto de 1980, a cinco meses de la muerte del coleccionista, Josefina Pirovano de Mihura, donó al Museo de Arte Moderno un conjunto de 55 obras, entre ellas las de Vantongerloo y de la vanguardia europea. En 1962, el Arte Generativo escalaba posiciones en el mundo con una exhibición en el Museo de Arte Moderno de Río de Janeiro. Pirovano, un estudioso de las vertientes abstractas del arte, reconocería que el Arte Generativo se había anticipado a los fenómenos del Op Art, que dejó atrás el estático arte concreto y emprendió la búsqueda del movimiento. Hoy, el interés por el homenaje tiene su razón de ser. Los artistas de la generación de Mac Entyre y Vidal padecieron la falta de las funciones que cumplen los museos: legitimar su patrimonio, estudiarlo, preservarlo y difundirlo. Cuando no existían Proa, el Malba y el Fortabat, miles de obras del MNBA y el MAMBA, se acumulaban en los depósitos por falta de espacio y estupendos artistas cayeron en el olvido.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario