"Attila": buena puesta; elenco sólo voluntarioso

Espectáculos

«Attila». Opera en un prólogo y tres actos. Mús.: G. Verdi. Lib.: T. Solera. Dir. mus.: J. Logioia Orbe. Régie, esc. y vest.: M. Perusso. Coro: J. Casasbellas. Ilum.: R. Conde. (Teatro Avenida. Repite: 24 y 26/7.)

Buenos Aires Lírica continúa su temporada con «Attila», un título de la primera época verdiana, basado en una obra del alemán Zacharias Werner («Attila, rey de los hunos») transformada en libreto operístico por Temistocle Solera, frecuente colaborador de Verdi por ese tiempo.

El heroísmo parece ser el sello distintivo de esta creación que relata hechos históricos ocurridos en el siglo V de nuestra era. La temática sirvió al compositor para poner en escena sus ideas acerca de la liberación de Italia. Inflamadas arias con sus cabalettas, duettos, tercetos, conjuntos y «concertantes» se suman en una creación de aliento patriótico y de gran nobleza musical.

El trabajo múltiple de Marcelo Perusso en la régie, escenografía y vestuario constituye uno de los pilares de estas representaciones de «Attila». Perusso hizo creíbles las acciones dramáticas, les otorgó movimientos adecuados a los cuadros guerreros y marcó a los intérpretes con una sobriedad que no les quita dramatismo. Sus diseños son bellos al tiempo que funcionales y sus cuadros exhiben una plasticidad y un refinamiento poco habituales. Las luces de Rubén Conde suman méritos a la puesta y el trabajo del Coro de Buenos Aires Lírica, que en lo musical siempre cuenta con la guía precisa de Juan Casasbellas, tiene aquí una destacada presencia teatral. A todo ello se une la dirección musical de Javier Logioia Orbe, de vigor verdiano y respetuoso del estilo algo exterior de sus primeras obras.

A pesar de hacerse mucha ópera en Buenos Aires y alrededores, la gran crisis sobreviene, casi sin excepción, a la hora de armar los elencos. Buenos Aires Lírica no escapa a estas carencias. Si se mira un poco hacia atrás, Jerome Hines y, más recientemente, Samuel Ramey marcaron hitos en la encarnación del rey de los hunos. Ahora debemos conformarnos con menos, aunque Homero Pérez Miranda haya hecho el esfuerzo de interpretar, siendo barítono, uno de los roles básicos del registro de bajo. Su dedicación es destacable como la de Omar Carrión, Mónica Ferracani (lo mejor del elenco) y Arnaldo Quiroga, pero se sabe, en ocasiones, el voluntarismo no es suficiente.

Si olvidamos las grandes versiones de «Attila» en el teatro Colón de los últimos años, ésta hasta tiene cierta calidad.

Dejá tu comentario