Bafici 06: de Kiarostami a Susana Giménez y Monzón

Espectáculos

Decididamente ecléctico es el octavo Festival porteño de cine, Bafici, que abre hoy la comedia de Ulises Rosell «Sofacama», estelarizada por María Fernanda Callejón, y cierra el 23 el melodrama minimalista «Three Times», de Hou Hsiao-hsien, un favorito de «Cahiers de Cinema». Entre medio hay unos 450 títulos de toda clase, cantidad realmente disparatada, que debería reducirse en próximas ediciones, aunque más no sea por la salud de los organizadores, del público, y del erario público.

Precisamente para orientar un poco al público, este año el extenso catálogo oficial añadió varios links relacionando una obra con otra por afinidades temáticas, de origen, de estilo, etc. De su lectura se advierte cuántas obras sobre jóvenes aburridos, o sencillamente aburridas, todavía se traen a este festival, aunque algunas tienen, es cierto, la cualidad de lo hipnótico.

En compensación hay varios films de entretenimiento, como «Un lobizón en el Amazonas», del veterano Iván Cardoso, gran proveedor de los sexópatas que iban al cine Arizona y similares en los años '80, que ahora parece que progresó a cineasta de culto. Progresa también Susana Giménez, que aparece por primera vez en el Bafici, al que aporta sus actuaciones (cierto que muy breves) en las recordadas «Tiro de gracia», sobre la fauna del mítico Bar Moderno, y «El macho», western-spaghetti con Carlos Monzón.

A destacar, las retrospectivas de dos verdaderos maestros: Roberto Rossellini (por primera vez entre nosotros, sus comentadísimas series televisivas sobre personajes históricos), y Abbas Kiarostami (vale apreciar sus cortos de la primera época, cuando trabajaba para un instituto educativo creado por la esposa del Sha). También destacables, las retrospectivas de tres creadores del cine de animación (Paul Driessen, Barry Purves, que dará una clase abierta, y Jan Svankmajer), la de Jean-Paul Civeyrac (si acaso todas sus obras son tan buenas como «A travers la forêt», vista en el reciente Mar del Plata), una recopilación de propagandas políticas argentinas («Golpe a golpe», de 1930 en adelante), varias de terror asiático, y también de inocentada asiática («Linda Linda Linda», «A Shoe Story», «Citizen Dog»), y las últimas obras de autores como Lars von Trier, Beto Brandt, Terry Gilliam, los hermanos Dardenne y Miguel Pereira (que presenta «El destino», basado en la novela «El hombre que llegó a un pueblo», de Héctor Tizón).

A nivel documental, hay dos de tema deportivo, varios sobre gente migratoria (argentinos, rumanos, checos, calabreses), gente de hábitos particulares («Porno», «I am a sex adict», etc.), gente de trabajo («My God», sobre una vieja que a los 77 años, pensando en su futuro, se dedicó a hacer esculturas funerarias), problemas planetarios (ej., el austríaco «We feed the world», sobre las crisis de alimento), la clásica sección de música, y una buena cantidad dedicada a diversas cuestiones políticas. Entre éstas, tres sobre famosos terroristas venidos a menos o reintegrados al hogar: el mexicano «Los héroes y el tiempo», el norteamericano «Guerrilla: the Taking of Patty Hearst», y el holandés «Der Terrorist Hans-Joachim Klein». Casi un festival aparte, hay también varios documentales sobre gente de cine, entre ellos una serie de tres capítulos sobre Ingmar Bergman, el famoso «Directed by John Ford», y uno sobre Merian C. Cooper («I am King Kong»), más un cúmulo de clásicos en copia nueva, desde «El acorazado Potemkin», que se proyectará jueves y viernes en el teatro Colón con orquesta en vivo, otras mudas (de terror, porno, o desfiles escolares) también con música en vivo, la encantadora «El pequeño fugitivo», de 1953, y «Juramento de venganza», de Sam Peckimpah, versión kingsize, hasta «La herencia», de Ricardo Alventosa, con Juan Verdaguer, cuyo negativo fue felizmente recuperado hace pocos meses.

Dejá tu comentario