Cecilia Roth, enojada por las fotos retocadas de la revista Gente: "No me gustan"

Espectáculos

La coprotagonista de la película Crímenes de familia se molestó por la alteración digital que sufrieron las imágenes publicadas, en donde se la ve con un rostro que no representa la edad que tiene. La polémica llegó hasta las redes sociales, quienes repudiaron el abuso del recurso.

Debido al gran éxito de la película Crímenes de familia, el policial de Sebastián Schindel protagonizado por Cecilia Roth y Miguel Ángel Solá, que puede verse en Netflix o en Cine.Ar., la actriz fue tapa de la revista Gente. En la misma, puede apreciarse el rosto de ella sumamente retocado de manera digital, lo que generó un repudio masivo en las redes sociales.

Cecilia Roth.jpg
Cecilia Roth en la tapa de la revista Gente del 18 de agosto de 2020.

Cecilia Roth en la tapa de la revista Gente del 18 de agosto de 2020.

Ante esta situación, Roth aseguró que las fotos son maravillosas, pero que están muy retocadas y no le gustan. Lo cierto es que las imágenes muestran a una mujer con una piel que no representa los 64 años que tiene la actriz.

"Las fotos son maravillosas, pero las retocaron porque es una característica de los medios y no me gusta que pase eso", dijo en declaraciones para Ángel de Brito en CNN Radio, y agregó: "Yo quiero ser como soy a la edad que tengo y con el tiempo que he vivido".

En consecuencia, Roth subió a su cuenta de Instagram una foto en donde aclaró: “Así soy, así estoy hoy, 19 de agosto del 2020. En casa, en pijama, con mi gato....Quien quiera oír, que oiga”.

Embed
Ver esta publicación en Instagram

Así soy, así estoy hoy, 19 de agosto del 2020. En casa, en pijama, con mi gato....Quien quiera oír, que oiga

Una publicación compartida por cecilia roth (@ceciroth) el

Por otro lado, desde la cuenta @mujeresquenofuerontapa, hicieron dos descargos al respecto. “Su imagen parece un dibujo, una foto de juventud con exceso de luz, cualquier cosa menos Cecilia Roth hoy. ¿Por qué aparece con una apariencia infinitamente más jóven que la suya? ¿Qué nos dicen los medios y las celebridades, cuando se niegan a mostrar a las mujeres como son?”, sentenciaron.

Embed

“La juventud es uno de los elementos más crueles del mandato de belleza, al lado de la blanquitud. Es cruel, además de racista y clasista, o también por eso, porque no podemos incidir sobre ese hecho. No podemos ser más blancas de lo que somos ni detener el tiempo. Es cruel porque aunque no sea posible, seremos inducidas permanentemente a hacerlo, porque se nos educa en la idea de que para acceder a la felicidad, ser amadas, elegidas y deseadas, debemos ser jóvenes y bellas”, concluyeron.

Embed
Ver esta publicación en Instagram

Parte 2. La juventud es uno de los elementos más crueles del mandato de belleza, al lado de la blanquitud. Es cruel, además de racista y clasista, o también por eso, porque no podemos incidir sobre ese hecho. No podemos ser más blancas de lo que somos ni detener el tiempo. Es cruel porque aunque no sea posible, seremos inducidas permanentemente a hacerlo, porque se nos educa en la idea de que para acceder a la felicidad, ser amadas, elegidas y deseadas, debemos ser jóvenes y bellas. Entonces, paralelamente al hecho de que no existan representaciones masivas de mujeres que superen los 30 años, existe toda una industria que promueve y vende productos y servicios para “retrasar”, las huellas que el paso del tiempo, o sea estar vivas, va dejando en nuestro cuerpo. Se nos plantea como una batalla, que obviamente está de antemano perdida. Las armas con las que nos dicen que debemos pertrecharnos para ir a la guerra contra el paso del tiempo son cremas, tratamientos de belleza, cirugías estéticas, todos recursos que nos inducen a tratarnos a nosotras mismas como cosas, como objetos, a los que el tiempo no les hace mella, nos induce a alienarnos en una mirada que nos desprecia. La paradoja, lo cruel es también que la batalla contra el tiempo se lleva nuestro tiempo. ¿Qué dejamos de ser para parecer más jóvenes, más flacas, más lindas? ¿Qué entregamos a cambio? ¿El tiempo de nuestro trabajo para pagar las cirugías que harán que el paso del tiempo no se note? ¿El tiempo que podríamos usar para el placer, el disfrute y el goce, de una vida que valga la pena? ¿El mismo tiempo que queremos retrasar? ¿Qué sentido tiene esto que nos proponen? ¿A quién le sirve? ¿Y por cierto, qué pensará Cecilia Roth de esa tapa?

Una publicación compartida por Mujeres Que No Fueron Tapa (@mujeresquenofuerontapa) el

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora