Cuando canta (y no actúa) gusta Claudia Pannone

Espectáculos

«Renaciendo». Actuación de Claudia Pannone (voz). Con J. Ogivieki (piano, Dir.), P. Palmer (bandoneón), G. Rivas (violín) y N. Vila (bajo). (Club del Vino, domingos a las 21.)

Claudia Pannone tiene una figura llamativa que sabe explotar, enormes condiciones para moverse en el escenario, sensibilidad para elegir repertorio, audacia para asumir algunos riesgos (entre ellos presentar sus propias composiciones), y una voz que le permite moverse con comodidad por un registro amplio.

Pese a todas esas condiciones, sin embargo, su espectáculo -que tiene al tango como eje aunque por momentos dispara hacia otros géneros-no termina de redondearse. Uno de los aspectos que complican la continuidad estética de su recital está en el armado de la lista de temas. No porque las canciones elegidas carezcan de valor, sino porque se producen algunos saltos emocionales entre ellas que interrumpen muchas veces su discurso. Pero además, se excede en explicaciones entre tema y tema que, lejos de ayudar a la comprensión sólo consiguen cortar el clima dramático que crea con sus interpretaciones.

Tampoco aporta a su espectáculo el tono teatral/irónico en el comienzo de la segunda parte.
Pannone crece, no obstante, en el muy sólido sostén instrumental de un cuarteto dirigido por el pianista José Ogivieki -que muestra también todo su talento en un par de instrumentalesy cuando se pone seria y canta sin otro aditamento. Así, lo mejor llega con piezas como «Preludio para el año 3001», «Chau no va más», «Canción desesperada» o la «Balada para mi muerte», que la muestran como una cantante con futuro.

R.S.

Dejá tu comentario