El "día de la bestia" es el del dinero en Hollywood

Espectáculos

Los Angeles (Especial) - El próximo 6 de junio no es un día común para los supersticiosos y los amantes de las simbologías, en especial satánicas. Ese día, 6/6/06 (quitando el cero del año) forma el «número de la bestia», el 666, representación de Satán según el Apocalipsis. La arcana significación de la cifra tiene el siguiente fundamento: el número 6 es el símbolo de lo humano, de modo que su triplicación es la forma terrenal de la Santísima Trinidad, es decir, la contracara de lo divino: o sea, Satán, el desafío a la Trinidad desde la tierra.

Si bien para no pocos ocultistas, el 6/6/06 representa el día de la llegada del Anticristo (reiterados e-mails circulan de casilla en casilla por todo el mundo con el tema), para Hollywood, en cambio, la fecha no es ominosa sino todo lo contrario. El entusiasmo lo prueba la fiebre de películas, libros y toda suerte de merchandising que, desde los carteles publicitarios, distrae desde hace unas semanas la atención de los transeúntes en las principales ciudades de los EE.UU.

La 20th Century Fox, por caso, estrenará ese día el remake de «La profecía», justamente la película que en los años 70 hizo más popular aun la significación del «666» (el niño protagonista, Damien, la tenía estampada en el cuero cabelludo). En la nueva versión, que dirige John Moore, tiene un papel preponderante Mia Farrow, otra actriz-símbolo del cine demoníaco luego de su consagración en «El bebé de Rosemary». Tal como dijo un vocero del estudio, «sólo una vez por siglo se forma este número. ¿Cómo no íbamos a aprovecharlo para estrenar esta película?».

Como recordó el diario «The Los Angeles Times», no sólo el cine sino también la industria del libro retrasó lanzamientos para que coincidan con el 6/6/06. La editorial Crown Forum distribuirá ese día el nuevo libro de Ann Coulter, «Godless» («Sin Dios»). Y tampoco, obviamente, se han quedado atrás las bandas rockeras: Slayer iniciará ese día su nueva gira «Unholy Alliance Tour. Preaching to the Perverted», es decir, «Alianza sacrílega. Rezando a los pervertidos». Jeffrey Godsick, vicepresidente de marketing de la Fox (cuyo apellido, en estas circunstancias, no ha dejado de provocar algunas sonrisas: significa «mareado por Dios»), dijo al mencionado diario de Los Angeles que «la gente tiene diferentes reacciones ante la fecha. Hay parte de superstición, parte de realidad, temor, en fin. Pero, en definitiva, no deja de ser una marca cultural. Esa fecha provoca un efecto innegable».

Sin embargo, no todo es divertida superchería y cinefilia de terror: la Fox llegó a ser recriminada por su campaña publicitaria de hace unas semanas,que se valió de algunos aviones que sobrevolaron varias ciudades claves, entre ellas Nueva York, con banderas promocionales que decían: «You Have Been Warned» («Usted fue advertido»).

Desde luego, en un país que mantiene fresco el recuerdo del 11 de septiembre de 2001 (y las posteriores y repetidas amenazas desde sectores terroristas árabes), esos aviones provocaron en muchos casos un efecto de pánico. Señala el matutino que en Panama City, Florida, las cosas pasaron a mayores, ya que una pequeña base militar, que ignoraba de qué se trataba, envió de inmediato un jet a escoltar a uno de esos aviones publicitarios.

El caso del libro de Coulter es distinto. La controvertida autora, cuyo fuerte son los temas políticos, no escribió «Godless» bajo ninguna influencia demoníaca. En todo caso, su libro apunta a los partidarios del Partido Demócrata. Así, no faltaron voces que se alzaran contra la estrategia de la editorial de esperar al 6 de junio para lanzar el libro. Sin embargo, voceros de ella salieron al cruce al decir que la fecha de aparición del libro había sido fijada con mucha antelación, y que de ninguna manera se tuvo en cuenta la significación de ese día.

Además de Slayer, numerosos grupos de rock, conocidos o de menor cuantía, se valieron de la fecha, esta vez sí de manera deliberada. Ese día saldrán al mercado varias producciones que llevan en su título, indefectiblemente, la palabra «Demonio». Y ni qué hablar, por supuesto, de las llamadas « iglesias satánicas» que brotan por muchos lugares de los EE.UU., algunas con estaciones de radio paralelas. Para ellas, es una fecha de culto... y de recaudación.

Dejá tu comentario