Estiman que hay 15 por ciento más de público

Espectáculos

"Esta vez la Feria de Libro no empezó lentamente, de forma fría y poco a poco se fue calentando, como en otros años. La gente respondió desde el principio", Carlos Alberto Pazos, presidente de la organizadora Fundación el libro, se muestra francamente entusiasmado. «Tenemos 12 boleterías, y vamos a tener que agregar 5 o 6 más para el Primero de Mayo, eso lo dice todo. El fin de semana fue espectacular, vino muchísima gente. Tuvo colas desde el principio.Y se comprende que a las 2 de la tarde haya una cola que llegue hasta Plaza Italia, pero no es usual que eso siga ocurriendo a las cinco de la tarde. La video conferencia de Ray Bradbury fue un éxito, fue divertida, Bradbury no puede creer lo que ocurre con el en la Argentina. A mi lo que más me asombró fue que fuera a verlo tanta gente joven. Y eso también pasó con la charla de Félix Luna, donde además hubo una intensa participación de chicas y muchachos, se nota que hay mucho interés por nuestro pasado, y confrontan para tener una visión lo más cercana a la verdad, no se dejan llevar por las ideas de los comentadores. En ese sentido Félix Luna es una figura emblemática de saber de nuestra historia con precisión y rigor. En cuanto a criticas, muy pocas, afortunadamente. Hay, como siempre, gente que se queja,pero las quejas son muy pocas, por ejemplo del precio de los sánguches. Y, a veces, tenemos quejas insólitas. Una mujer se vino a quejar de «Opera Pampa», y tuvimos que explicarle que no tenemos nada que ver con ese espectáculo». Si bien todos estamos ansiosos por tener una idea concreta de como anduvo la Feria en los stands, recién el jueves, es decir una semana después de la inauguración, vamos a tener una clara idea porque habremos concluido la primera ronda de reuniones. Por el momento se habla un porcentaje arriba en las ventas que difiere de stand a stand».

  • Porcentajes

  • «Yo creo estar en 15 por ciento arriba, respecto a la Feria del año pasado», sostiene Juan Carlos Zaragoza, de Riverside, que, a la vez, considera que también en público ha habido una cifra semejante de incremento. En otros stands se afirma estar vendiendo 20 por ciento más, y en otros apenas 10 por cientos, pero en todo se habla de una situación por el momento levemente positiva. «Levemente, porque la gran expectativa son las dos últimas semanas, que es cuando viene a la Feria los grandes lectores que, además, sabe que se hacen las grandes ofertas. Eso días viene menos no la gente que sólo viene a pasear y mirar, y que esta vez se encuentra con stands novedosos, con nuevas formas de presentar los libros y muchos eventos que aprovechar», comenta Victor Funes, de Ediciones de la Orilla y Grito Sagrado.

  • Desaparición

    Victor Funes refiere que el domingo por la noche presentaron el libro de Pablo Dorfman «Manuel y manuela», entrevistas sobre el tema de la masturbación con, entre otros, Jorge Ginsburg, Dalmiro Sáenz, Juan Carlos Kustnezoff y Jorge Abadi, y al día siguiente descubrieron que les faltaban 22 ejemplares. «Nos pareció mucho para alguien que cultive el placer solitario, lo afanes en este tipo de manualidad», ironiza el librero, que no acaba de salir de su sorpresa.

  • Vattimo Papa

    Todavía se comentan los provocativos dichos del filósofo italiano Gianni Vattimo, que fue un adelantado de la Feria. Por ejemplo, cuando sostuvo, que «Si yo fuera Papa sería mucho más reaccionario que los Papas, porque la responsabilidad de hablar con los creyentes de Asía y de Africa es terrible. Siempre pienso que la Iglesia sería salvada si me hiciera Papa». En sus nuevas ideas, aún cuando mantiene a raja tabla la propuesta del «pensamiento debil» que le dio fama, Vattimo no oculta la deuda que tiene con el pensador francés Rene Girard, de quien dice ser su amigo. Con sus polémicas frases, Vattimo consiguió que su libro «El futuro de la religión», compuesto por un texto del filósofo estadounidense Richard Rorty, uno de él, y una charla entre ambos sobre ese tema, se este vendiendo bien.   

  • «No va conmigo»

    «Es la primera y última vez que escribo una novela histórica.Escribí mi libro sobre Malinche a pedido de los editores,y porque el tema me apasionaba y, además, porque no creo que Malinche fuera la gran traidora del pueblo mexicano, la que fue la amante de Hernán Cortés y ayudó a hundir el imperio azteca. Ella ha sido satanizada, y me importó mostrarlo. Pero, más allá de esa motivación personal, si bien la novela histórica tiene espacios para imaginar impone duramente el corset de los hechos históricos, y eso no va conmigo», señala la escritora mexicana Laura Esquivel, autora del best seller y el guión de la película «Como agua para chocolate». Esquivel llegó a la Feria de Libro para presentar su nuevo libro, «Malinche», una actividad que no deja de cuestionar como una imposición de mercado, «de la industria del libro actual», aunque no deje de referirse a que le encanta volver a visitar la Argentina.

    A Laura Esquivel la entristece «los cambios que ha habidoen la industria del libro, que tiene que ver con el rumbo que ha tomado la economía en el mundo». Explica: «si me entristece lo que ocurre con la industria cinematográfica, mucho más en la del libro. Desde «Como agua para el chocolate» -que fue un proyecto familiar- no escribo un guión de cine. Me indigna que el productor crea que tiene que dirigir al guionista y al director. Los productores contratan como simple empleado al que le ordenan: ponga esto y saque eso otro. Eso no va conmigo. En el caso de la industria del libro ha desaparecido el librero independiente, el librero de antes, que leía los libros, podía comentar y recomendar con conocimiento. Esas librerías han desaparecido comidas por las grandes cadenas. Y a estas grandes cadenas sólo le interesa lo que vende. Yo antes creía que cada libro tenía su destino, encontrar su lector, y no me importaba si iba a vender o no se iba a vender. Pero hoy el libro entra en un proceso de marketing que hace que si la gente no se entera y no lo compra en un mes, que es el plazo que dan las grandes cadenas, sale de las mesas y no vuelve a entrar. Es la ley de la selva, que hace, en mi caso, que tenga que desde que se distribuye el libro no pare de hacer presentaciones, que tenga que andar de gira por cualquier lado».

    Laura Esquivel estará presentando su libro sobre Malincheeste sábado a las 18.30 en la Feria del Libro.

  • No tan slow

    El haberse convertido en best seller internacional ha hecho que el ensayista canadiense Carl Honoré, adalid de la «cultura slow» gracias a su libro «Elogio de la lentitud» (que ha venido a presentar en la Feria), tenga que confrontar sus intensa labor de giras promocionales con sus ideas de que no hay que ceder a los apremios y tomarse las cosas con calma. El sostiene que muchas veces dice no a las invitaciones, pero es difícil creerlo. Honoré encontró su tema meditando sobre la apología de la rapidez que aparecía por todas partes y al descubrir un libro para que los padres le lean a sus hijos cuentos en un minuto, y lo comparó con el placer que le provocaban las largas lecturas que le hacían sus padres, pensó en sentencias de antiguos filósofos que planteaban que la buena vida no está en vivir velozmente sino con tranquilidad y que no importa tanto la cantidad sino la calidad, y encontró el ejemplo de eficacia a partir de un «universo slow» en la empresa finlandesa Nokia. Con esos condimentos logró estar desde hace meses en la lista de más vendidos.
  • Dejá tu comentario