"Gol!"

Espectáculos

«¡Gol!» (Goal, EE.UU.-G. Bretaña, 2005, habl. en inglés y español). Dir.: D. Cannon. Guión: M. Jefferies, A. Butchart, D. Clement, I. La Fresnais. Int.: K. Becker,A. Nivola, M. Iure, S. Dillard, A.Friel, K. O'Brien.

Probablemente Fontanarrosa, Jerry Gómez, o Borocotó padre la hubieran escrito mejor. Leopoldo Torres Ríos la hubiera filmado mejor (y qué casualidad, así como el héroe de su «Pelota de trapo» tiene un soplo, el de este «¡Gol!» tiene asma). Y unos cuantos pibes de cualquier semillero patearían mejor. Pero bueno, en la cancha el protagonista es creíble, y lo demás se arregla con un montaje de muchos planos cortos, de esos que ni se sabe de quién son las piernas. Lo importante es la historia.

Seamos francos: la historia tampoco importa demasiado. Es entretenida, menos mal, y se las arregla para incorporar cada tanto alguna gambeta inesperada, así no resulta tan previsible, pero hasta ahí llegamos. Claro que hay matices. En particular, se cuenta la historia de un chico mexicano, inmigrante ilegal, que en vez del sueño americano termina alcanzando el sueño inglés: un puesto en el Newcastle-United. Esto quiere decir, aspiraciones menos ampulosas, incluso para el Newcastle: en vez de alcanzar la copa mundial en el último segundo, como pasaría en una historia americana, en la inglesa es suficiente con alcanzar el cuarto puesto, cosa de ir al año siguiente a la competencia europea, y tampoco es necesario estar sufriendo hasta el último segundo. Bastante con sufrir la película. Otros matices tienen que ver con algunos apuntes británicos objetando debilidades norteamericanas (mala atención en los hospitales públicos, desinterés por los jugadores de potrero, etc.), y debilidades del negocio, y de los futbolistas mismos, que a veces sólo son chicos con demasiada plata. Pero que, promediando la historia, en vez de rivalidades y vanidades, empiezan a desarrollar un verdadero espíritu de camaradería deportiva. Película inocua, en el fondo positiva, viene adornada con vistas de la ciudad, sus muchos puentes, los estadios, y algunos partidos. Se pasa el rato y se aprende algo.

P.S.

Dejá tu comentario