Julio Iglesias, un agradecido

Espectáculos

Julio Iglesias, en gira latinoamericana que incluyó una actuación en el Conrad de Punta del Este y otra en Santiago de Chile, llegó ayer nuevamente a Buenos Aires (al mediodía habló con la prensa y a la noche bendijo el debut de Susana Giménez en Telefé). En el encuentro con los periodistas, el tono al que se llegó en un momento despabiló el tenor habitual de sus muchas visitas promocionales (ahora, de su nuevo CD «Divorcio»). Iglesias dijo estar agradecido a la madre naturaleza por la voz que le dio, y también cuando desmintió una reciente declaración de su hijo Enrique a la prensa inglesa, cuando se confesó poseedor de un «pene ínfimo». «Todo lo contrario», dijo el padre ante la pregunta inesperada. Y, como por si acaso, hizo extensiva la condición a toda la familia. «Los penes, perdón, los genes, se heredan. Enrique es un bravo, les puedo asegurar que es todo lo contrario de lo que ha dicho. Eso fue una broma seguramente», y agregó que su propio padre «tiene 89 años y va a tener un hijo. En mi familia todo está muy bien heredado».

A Iglesias también le gusta bromear, pero no tanto. De lo que sí se volvió a burlar ayer fue de su propia fama de conquistador: «Soy un flaco desgarbado que está en tiempo de descuento» se autodefinió, para completar con que es «una leyenda y una fantasía la versión de que tuve 3500 amantes en toda mi vida». «Argentina debe ser el país al que más vengo. No debo haber faltado ni un año de los 36 que llevo en esto», dijo sobre el final de la reunión.

Dejá tu comentario