La donna è mobile, y electrónica

Espectáculos

Ni reglas ni purismo: el móvil que guió a los creadores de «Elektropera» es el puro placer por la música, la clásica y la electrónica. Si ambas formas pueden escucharse por separado, ¿por qué no intentar hacerlo en convivencia? La experimentación, de ese modo, fue el disparador que llevó al compositor y arreglador uruguayo David Borges y al tenor argentino Fernando Traverso a internarse en este territorio de descubrimientos sonoros, que esta noche tendrá su première en «The Road», en pleno Palermo Hollywood (Niceto Vega 5885). La próxima escala tendrá como escenario el foyer del legendario teatro El Círculo de Rosario, templo de la ópera.

«Yo tomaba clases de canto con Fernando Traverso», recuerda David Borges (de sólo 22 años) «y en conjunto salió la idea. Pasábamos de lo lírico a lo electrónico, y decidimos un día plantarnos en el medio. ¿Qué pasaría si le diéramos un esqueleto pop, reestructurando su base armónica, a arias tan conocidas como 'La donna è mobile' o la Habanera de 'Carmen'. Bueno, ese fue el germen de Elektropera».

Borges, nacido en Maldonado, empezó a estudiar música a los 12 años, y asegura que casi simultáneamente empezó a componer. Sus primeros escritos musicales que llegaron a ejecutarse datan de sólo tres años más tarde. «Poco más o menos a esa edad me marché a Miami, donde perfeccioné estudios y estuve trabajando en producción. Estuve más o menos medio año, y al regreso a Uruguay ya grabé mi primer disco solista en el que canta Anita Toledo, que actuó bastante con Charly García», agrega. Para Borges, sus mayores fuentes de inspiración en lo musical han sido B. B. King, los Beatles y George Martin.

Traverso, discípulo de Jorge Giabbanelli en lo musical, y de Agustín Alezzo en lo dramático, tiene ya una sólida carrera en el país y el exterior. Su debut data de 1990 con la ópera «Don Pasquale», en el Margarita Xirgu, y entre otras óperas ha cantado los papeles centrales de su cuerda en «La traviata», «Rigoletto», «La viuda alegre», «La Bohème» y otras. Son frecuentes sus giras por España, donde suele interpretar zarzuela.

«Cuando nos pusimos de lleno a trabajar en Elektropera» dice Traverso a este diario «quisimos elegir un repertorio lo más conocido posible, para que el oyente tuviera puntos de referencia. No hubiera tenido elegir un repertorioelitista, no sólo porque esa no era nuestraintención, sino también porque era básico que el público tuviera muy presente en su recuerdo la versión original de un aria determinada y poder experimentar mejor, de esa forma, todo el trabajo de transformación».

La primera de las creaciones, sin embargo, no fue una variación sobre un aria famosa, sino una creación propia a la que llamaron «Opus ocho», «una mezcla de belcantismo con poesía catalana», aclara Traverso. Borges señala que «esa fue la piedra de toque. Sobre la idea previa que tenía, se hizo todo el trabajo de orquestación, de sumar los planos sonoros del pop a los de la lírica, tan distintos entre sí, al igual que la armonía. Pero, una vez que estuvo terminado, todo fue mucho más fácil. Así vinieron enseguida 'Una furtiva lacrima' y el aria de 'La reina de la noche' de 'La flauta mágica'».

Al equipo de Borges y Traverso no tardó en sumarse el compositor y pianista Alejandro Cattaneo, pianista y compositor de una ópera para chicos sobre «La cenicienta». Su incorporación permitió, además, sumarle al proyecto «Elektropera» otra experiencia no operística: la inclusión de la versión «remixada» del Nocturno N° 1 de Chopin, artista libertario que seguramente aprobaría este trabajo. La cantante Florencia Pena, también integrante del grupo, es la voz soprano en este espectáculo.

Entrevista de M.Z.

Dejá tu comentario