Marilyn ahora según el psicoanálisis

Espectáculos

París (EFE) - El francés Michel Schneider intenta «rehabilitar el verdadero rostro» de Marilyn Monroe reconstruyendo al mito en sus momentos más inermes, durante sus encuentros con el que fuera su último psicoanalista, en la novela «Ultimas sesiones con Marilyn», que acaba de aparecer en España.

Norma Jean Baker, la niña que sufría de constante abandono, se inventó la máscara de Marilyn Monroe, para lograr ser amada, un disfraz que se volvió en su contra al convertirla en un ilusorio objeto de deseo de fragilidad extrema y virtudes ignoradas que no pudo huir de un trágico final.

A medio camino entre la novela y el ensayo, «Ultimas sesiones con Marilyn» ( Alfaguara) retrata la compleja relación entre la actriz y su psicoanalista Ralph Greenson, historia «que sobrepasó todos los códigos deontológicos hasta convertirse para ella en una dependencia psicológica y emocional», explica el autor, que también es psicoanalista.

«Para hablar con Marilyn no era necesario llamar a su secretaria, ni a su agente, ni a su abogado. Se llamaba a su psiquiatra», llegó a afirmar el director George Cukor.

El se convirtió en una especie de agente para ella. Pagado por los estudios se encargaba de mantener a la estrella preparada para los rodajes. Ella en algunos momentos fue su única cliente, con la que hablaba varias veces día, aunque fuera de noche, y a la que llegó a integrar en su vida familiar, relata el autor de esta novela. La relación entre paciente y médico era tan estrecha («El cometió el error de querer ser su protector, su Pigmalión», comenta Schneider) que se llegó a insinuar la posible implicación de Greenson en la muerte de Marilyn, en agosto de 1962, y demuestra que la fascinación que Norma Jean podía ejercer sobre un hombre era igual o superior a la que suscitaba Monroe en el resto del planeta.

Schneider imaginó lo que se dijo en aquellas sesiones a partir de las anotaciones que Greenson obligaba a tomar a Marilyn -como hacía con todos sus pacientes-, de las declaraciones más íntimas que ella hizo a la prensa o de los artículos que el psicoanalista publicó tras la extraña muerte de la actriz.

La razón por la que la figura de Marilyn sigue fascinando a jóvenes y mujeres, más allá de ser objeto de deseo masculino, es para el escritor el hecho de que «en ella confluye una encrucijada de varios mitos: «La mujer de tremenda belleza pero mal querida, la de la celebridad con muerte trágica o la de la persona que logra el éxito a pesar del lastre de una infancia tortuosa».

Monroe llegó a Greenson a través de la recomendación de quien era su psicoanalista en Nueva York, que preguntó a su colega de los Ángeles si se haría cargo de un caso especialmente difícil y, sin dar nombres, describió a «una mujer en crisis total, con peligro de autodestrucción por el abuso de drogas y medicamentos. Bajo una ansiedad paroxística y que revela una personalidad frágil». Y Greenson aceptó.

Dejá tu comentario