7 de noviembre 2003 - 00:00

Marina Calzado Linage llevó su excelente música al Colón

Marina Calzado Linage
Marina Calzado Linage
«MarimBA de Buenos Aires». Por M.Calzado Linage (marimba). Con S. Bazán Freites (percusión), E. Calzado Linage (percusión), P. Mainetti (bandoneón), H. Possetti y D. Isignoli (pianos), G. Martínez (guitarra eléctrica), B.Danko (violín), D. Falasca (contrabajo). (Teatro Colón, 3 de noviembre.)

Porteña, muy joven, formada en percusión en el Conservatorio «Carlos López Buchardo» y especializada en su instrumento con distintos maestros de nuestro país y del exterior, la marimbista Marina Calzado Linage es una de las buenas sorpresas que da la música de nuestro país por estos días. Por su origen, su educación académica, sus acercamientos anteriores a los repertorios y hasta por elegir el teatro Colón para presentar su flamante álbum «MarimBA de Buenos Aires», uno tendería a asociarla con el repertorio clásico.

Sin embargo, tanto en su disco como en el concierto presentación queda mucho mejor ubicada en la zona límite del «crossover». Esa mezcla aparece ya en el repertorio, donde conviven con absoluta naturalidad Astor Piazzolla («Fuga y misterio»), el bandoneonista tanguero Pablo Mainetti con la obra de corte académico «De sol a sol», la también tanguera Sonia Possetti, con su milonga «Bailarina», Roque De Pedro, con la zamba «Para los que no tienen nombre», Marcos Cabezaz -otro «crossover»-, con «Vidalsita», o Mario Herrerías, con la suite «Tres deseos porteños».

•Actitud

Pero no es el repertorio el único tema que la pone a caballo entre lo popular y lo clásico. Su manera de tocar, su actitud en el escenario, su elección del sonido acústico y sin amplificación, la ubicación de las obras por sobre las formaciones instrumentales y los intérpretes -que varian de pieza en pieza-, el teatro elegido, la ponen en el lugar de los clásicos. Sin embargo, están más cercanos a lo popular los fraseos y los respaldos armónicos tangueros de Mainetti, Daniel Falasca y Hernán Possetti, la percusión candombera de Ezequiel Calzado Linage, o los tambores de Sergio Bazán Freites. Y ella misma fluctúa, con las baquetas sobre las plaquetas de la marimba, entre uno y otro terreno. De todo esto, resulta un trabajo de muy buena factura, con un combinado impecable de solistas en todos los instrumentos y con una artista que pone a la música por sobre todo y más allá de cualquier rótulo.

Dejá tu comentario

Te puede interesar