Gracias a la tecnología, Daniel "Pipi" Piazzolla podrá tocar con su abuelo

Espectáculos

En su nuevo disco, "100", incluyó una cinta inédita de Astor, "Introducción para bandoneón" (1973), a la que le agregó armonías propias. El resultado es impresionante.

“En el estudio 2 de Abbey Road grabaron sus discos bandas como Pink Floyd. Por eso, si no vas bien preparado, esa mística te puede jugar en contra y ganar el stress”. Daniel “Pipi” Piazzolla, nieto de Astor Piazzolla, habló con este diario sobre el nuevo disco de Escalandrum, “100”, que saldrá exactamente el próximo 11 de marzo, fecha en la que su abuelo habría cumplido 100 años. El disco, que estará disponible en todas las plataformas digitales, en CD y en un doble vinilo, incluye 11 reinterpretaciones de Piazzolla a cargo del grupo donde Pipi toca batería desde hace dos décadas, siempre especializado en combinar jazz y tango. Y para “100” la banda grabó varios tracks en Abbey Road, al día siguiente de la sesión para su disco “Estudio 2”, y lo demás en Ion, los estudios porteños donde solía grabar Astor.

En cuanto a lo grabado en Londres, la mística no jugó para nada en contra, tal como cuenta Pipi Piazzolla: “Eso fue en 2017. Habíamos alquilado dos jornadas de grabación, ambas de las 10 a las 20. Y como veníamos con el disco “Estudio 2” muy ensayado, lo grabamos íntegramente el primer día. Cuando terminamos, no podíamos creer que teníamos una jornada entera libre, y decidimos grabar los temas de mi abuelo que tocábamos en la gira de Escalandrum con Elena Roger, y que teníamos muy bien ensayados, con la idea de incluirlos en un disco para el centenario de su nacimiento. Cuando pusimos manos a la obra para este “100” recién entonces volvimos a escuchar esos 4 temas, y nos gustó cómo habían quedado. Entonces empezamos a grabar los otros temas en los estudios Ion, incluyendo toda la “Suite Troileana”.

El baterista coincide con la opinión de muchos músicos locales que están convencidos de que los estudios Ion son el equivalente de Abbey Road, no sólo por la calidad técnica sino por los grandes talentos que grabaron en el lugar a través de las décadas. Y un ejemplo de la tradición de este templo porteño de la grabación es el regalo que les dieron en Ion. “El director del estudio, Osvaldo Acedo, encontró una cinta inédita de mi abuelo tocando él solo la ‘Introducción para bandoneón”, el primer tema de la “Suite Troileana”, que había grabado para un documental que después nunca se hizo. Así que lo incluimos en el disco agregándole algunas armonías nuestras. Así que finalmente me pude dar el gusto de tocar junto a mi abuelo”.

Esa cinta inédita data de alrededor de 1973, y escuchándola en el flamante disco “100” el trabajo técnico resulta tan sólido que no se puede diferenciar el tipo de sonido ni de los demás instrumentos en el mismo track ni con los otros 10 temas del mismo disco. La gran cualidad de Escalandrum es combinar jazz y tango por partes iguales. “Es lo que venimos haciendo desde siempre”, dice Pipi, “tenemos nuestro estilo y lo aplicamos a otros géneros con libertad, pero siempre respetando la fuente original. Lo mismo hicimos cuando grabamos el disco sobre Mozart y Ginastera, y lo venimos haciendo sin cambiar nunca la instrumentación”.

La banda sigue estando integrada por los mismos músicos: Nicolás Guerschberg en piano, Mariano Sívori en contrabajo, Gustavo Musso en saxo alto y soprano, Damián Fogiel en saxo tenor, Martín Pantyrer en clarinete, bajo y saxo barítono, y por supuesto Daniel “Pipi” Piazzolla en batería y percusión. Para “100”, Escalandrum se superó a si mismo y sus versiones previas de Astor Piazzolla con una nueva versión de “Adiós Nonino”, que incluya el estilo de todas las rendiciones y arreglos de este clásico que elaboraba el propio Astor cuando las interpretaba con su Noneto, el Octeto electrónico, el famoso Quinteto o la versión para bandoneón y orquesta sinfónica. Otra variante que hace Escalandrum en “100” es una versión instrumental de “La muralla de China”, que originalmente era cantada, y en la que Pipi se luce en la batería ya que es uno de los temas más fuertes del álbum. El nieto de Piazzolla dice que “no hago arreglos para batería; simplemente reacciono. Ensayo mucho y experimento todo el tiempo, y en general enfoco todo en el platillo Drive, que es el que rige todo en el jazz, Lo que pasa es que no hay fórmulas para tocar batería en el tango moderno, y eso me llevó a escribir un libro en la pandemia sobre el tema, que ya está siendo material de consulta en la Universidad de Río Negro, que tiene una cátedra llamada ‘Piazzolla’”.

Daniel “Pipi” Piazzolla acaba de regresar de España, donde hizo una gira con Piazzolla X 100, el grupo del pianista radicado en Madrid Federico Lerchner. “Me hisoparon unas 150 veces, por suerte siempre con resultado negativo. Y ahora, la semana que viene, el jueves 11, me hisoparán de nuevo junto a todos los músicos en el Teatro Colon, donde tocaremos no sólo el disco “100” sino una celebración de mi abuelo con Escalandrum y músicos como Raúl Lavié, Elena Rogers, el Chango Spasiuk, Jairo y un gran amigo de Astor, el trompetista Gustavo Bergali. El disco lo presentaremos próximamente, pero el 11 queremos es festejarle el cumpleaños a mi abuelo”.

Temas

Dejá tu comentario