Radiodifusión: reclamaron teatristas e independientes

Espectáculos

Sigue la ronda de diálogo entre el Gobierno y los diferentes sectores vinculados a la Ley de Radiodifusión que Cristina de Kirchner busca modificar -según dice- en el menor tiempo posible. Ayer fue el turno de los productores independientes de TV (CAPIT), empresarios teatrales ( AADET) y el cine (Liliana Mazure, Leonardo Favio y Lita Stantic, entre otros). De los pedidos que elevó CAPIT ante el gobierno, Fernando Blanco, su presidente, destacó a este diario, «los puntos básicos que no podrían faltar en una nueva norma son que se reconozca la existencia de la producción independiente como sujeto de ley, que se aplique la cuota de pantalla para la producción nacional en TV y que, cuando un canal se presenta en convocatoria de acreedores, se le revoque su licencia».

En cuanto al primer punto, la actual ley 22.285, de 1980, no hace referencia alguna a las productoras independientes porque los únicos productores de TV en esa época eran los mismos emisores y difusores, es decir, los canales. Ante el cambio en el mapa de la producción televisiva, el marco jurídico ha quedado obsoleto también en ese punto, igual que en los casos de digitalización y TV paga, que no se adscriben a ningún marco regulatorio que figure en la Ley de Radiodifusión vigente.

Polémico el segundo punto, el de la cuota de pantalla en TV, por el que CAPIT pide que 70% de la programación de los canales abiertos sea nacional, y 60% de ese contenido esté aportado por las productoras independientes. Nada diferente de lo que ocurre de hecho en la TV actual, pero para lo que CAPIT pide un marco jurídico.

«Solicitamos esos porcentajes que en rigor son mayores en la actualidad», indicó Blanco. «No pedimos ni más ni menos que lo que rige actualmente. Los canales emiten no 70% sino 90% de producción nacional y de ese total, 90% es producción independiente y no 60%, como pedimos nosotros. Lo que consideramos producción nacional es, obviamente, hecho por ciudadanos argentinos».

Si bien Blanco señala que 90% es producción nacional, acaso esté mal distribuida, si se toma en cuenta que gran parte de la programación de «Canal 9» es mexicana (novelas y series) o norteamericana ( películas y series). A excepción de los locales «Los profesionales», las ediciones de «Telenueve» y «Bendita TV», esa emisora alterna los fines de semana con algo más de producción local. Otros canales como «Telefé» emiten programación extranjera sobre todo a la tarde, con novelas y latas. En cambio «América» y «Canal 13» son los que menos ciclos importados emiten lo mismo que « Canal 7» cuando no emite deporte extranjero. Blanco destacó que CAPIT apunta, además, a que la nueva ley establezca que esa programación local sea emitida en horarios razonables (de 8 a 24) para evitar que se tomen esos porcentajes para la trasnoche o madrugada.

El último tema importante para CAPIT es que la nueva norma establezca qué ocurre cuando un canal se declara en convocatoria. Luego de que emisoras como «América» o «Canal 9» se declararon en quiebra pero perdieron sus licencias, CAPIT enfatiza que en esos casos deben ser revocadas las licencias y puestas a disposición con llamado a concurso.

«El argumento de que no hacer vencer sus licencias en casos de quiebra apuntó siempre a que había que mantener las fuentes de trabajo. Sin embargo, tampoco es justo que un canal deficitario se sostenga con la producción independiente, pues eso es lo que siempre terminó ocurriendo», advirtió Blanco. Cuando en CAPIT se supo de la convocatoria de Enrique Albistur, no fueron pocos los que se vieron tentados en tratar la polémica Ley del Intérprete, que si bien beneficia a actores, otorgándoles el derecho a cobrar por repeticiones, perjudica a empresas, sobre todo los canales, pues son los que deben afrontar el pago.

Al respecto, Blanco señaló: «Los productores independientes nos vemos afectados de manera indirecta pues quienes tienen que destinar 2% de la facturación total para el pago a actores por las repeticiones, son las emisoras. Me parece un porcentaje algo abusivo y, de forma indirecta, nos va a afectar porque esa facturación surge de muchos otros programas que no son ficción, es más, la menor parte es ficción y no se puede sacar a los canales 2% de la facturación total. Creo que fue una ley sancionada sin discutir con todas las partes, no se buscó el consenso, fue unilateral y el respuesta del Gobierno fue para sólo un sector del negocio (los actores)».

Por CAPIT asistieron a la reunión con Cristina de Kirchner su presidente, Fernando Blanco (Polka), Diego Guebel (Cuatro Cabezas), Martín Kweller (Endemol), Mariano Elizondo (Ideas del Sur), José Damato de Promofilm, Alejandro Borensztein de BBTV. Rául Lecouna y Claudio Martinez.

Por la AADET concurrió su presidente, Carlos Rottemberg, acompañado por Julio Gallo. Rottemberg dijo a este diario que el pedido en relación a la nueva ley apuntaba a que haya tanta libertad de empresa como la hay de expresión. «A nosotros nos compete el espacio que tiene el teatro en la pantalla. Está claro que es muy poco y buscamos que con una nueva norma la actividad teatral pueda tener más espacio en pantalla y difusión. Sabemos que esto no ocurre. Lo que abunda son hechos vinculados al negocio y al teatro menos culto, que tiene más lugar que otra clase de teatro. La actividad que tiene lugar en TV es sólo un género, la revista, y eso va en desmedro del mejor teatro». Rottemberg valoró el gesto del Gobierno pues se trata de la primera vez en la historia que se convocó, desde el Estado, a los empresarios teatrales.

Dejá tu comentario