Ricky Gervais: radicalidad, sincericidio y poco rating

Espectáculos

El de Ricky Gervais fue el discurso más extremo y radicalizado en años, porque atacó todos los frentes: a la comunidad hollywoodense en pleno, esto es, los votantes de la “APTRA norteamericana” y a los artistas presentes. Acaso por esa razón haya registrado un rating tan bajo, porque al público no le divierte escuchar el sincericidio de este host inglés y seguramente se inclina por el padre de familia Tom Hanks. Su rostro de disgusto hizo creer que en cualquier momento pegaría el portazo.

La audiencia de TV masiva que se divierte con las peleas entre diseñadores por los looks, cirugías, botox y se emociona con discursos bienintencionados, acaso no tolere frases políticamente incorrectas una atrás de la otra. Y si bien es la quinta vez que Gervais conduce, pareció haberse hecho el festín que se adeudaba a sí mismo “porque es la última vez que lo hago”. Dijo que al host anterior, Kevin Hart, lo habían “bochado” por sus twits políticamente incorrectos, y que lo habían convocado a él porque los periodistas que votan no hablan inglés. No le tembló la voz al afirmar que había sido un año glorioso para las películas de pedófilos en relación a “Los dos papas” y “Leaving Neverland”; aseguró que Leonardo DiCaprio, famoso por tener novias muy jóvenes, asistió al estreno de “Había una vez en Hollwyood”, cuya duración es de tres horas y, al final, su cita era muy vieja para él; bromeó con el suicidio de Jeffrey Epstein e instó a los ganadores a evitar los sermones políticos “Acéptenlo, ustedes no saben nada del mundo real y pasaron menos tiempo en el colegio que Greta Thunberg”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario