La TV española vuelve al ruedo con serie policial

Espectáculos

La producción fue tan exitosa en su país que ya tuvo una segunda temporada.

Dos chiquilinas desaparecen en un bosque de los Pirineos. Cinco años después encuentran a una de ellas, malherida tras un accidente de auto en el camino de montaña. Quien la llevaba está muerto y no logran identificarlo. ¿Ella podrá recuperarse? ¿Qué le pasó, y dónde está la otra niña? Ese es el punto de partida de “La caza: Monteperdido”, serie española que empieza hoy a las 22 por Europa Europa, y que ya ganó el Premio FesTVal de Vitoria-Gasteiz “por sus espléndidos escenarios naturales, sólido guión y protagonistas categóricos”.

Encabezada por Megan Montaner (“Amar en tiempos revueltos”, “Velvet Colección”) y Alain Hernández (“Que baje Dios y lo vea”) como la sargento a cargo de la pesquisa y el cabo a cargo de la zona, la historia se ambienta en una pequeña villa destinada a confirmar eso de “pueblo chico, infierno grande”, ya que cualquiera de los pobladores puede ser el sospechoso, y todos tienen algo que ocultar. La novela en que se basa tiene unos cuantos giros, y el mismo autor, Agustín Martínez, se ocupó de la adaptación junto a Luis Moya (“Los hombres de Paco”) y estuvo en la coproducción ejecutiva. Curiosamente, Martínez pensó esta historia en 2014 como una serie televisiva, pero entonces eso resultaba imposible, de modo que la elaboró como novela. Poco después, la explosión casi mundial de las series españolas hizo todo posible, incluso que un equipo de televisión dedique seis meses enteros a grabar el paso de las estaciones en zona de montañas. Y la recepción fue tan buena que el paso siguiente ha sido “La caza. Tramuntana”, con la misma pareja protagónica, ahora investigando un crimen en la Serra de Tramuntana, Mallorca.

Dato interesante: existe en los Pirineos un cerro llamado Monte Perdido. Se trata del macizo calcáreo más alto de Europa (3.355 mts) y, si se quiere buscar allí un crimen con culpables manifiestos, cabe recordar que hace dos años desapareció totalmente el glaciar que caracterizaba una de sus laderas. Pero no existe ningún pueblo con ese nombre. Lo que se ve, es el pueblo de Benasque, en el valle homónimo, centro turístico indicado para la práctica de esquíes, senderismo, rafting, vuelo en parapente y hasta caza de brujas (allí hubo, en el S. XVI, un famoso aquelarre que culminó con la muerte de 24 mujeres, pero eso ya es otra historia).

Temas

Dejá tu comentario