19 de enero 2001 - 00:00

Sting gustó a todos con temas nuevos y de su época Police

Sting.
Sting.
(18/01/2001) Elegante y seductor como siempre, clásico en su estilo, preocupado por lo que suena pero también por lo que sucede debajo del escenario en los lugares que visita, sin los vedetismos que le permitiría su fama, y con un repertorio que mezcló lo viejo con lo nuevo. Así volvió a pasar Gordon Summer, Sting, por un escenario argentino.

Esta es la quinta vez que el cantante y compositor pasa por nuestro país. Había estado en 1980 al frente del trío The Police, una de las formaciones emblemáticas de esa década. Y después regresó otras tres veces como solista: en 1987 para actuar en River, en 1988 como parte de la delegación «Human Rights Now!» de Amnesty International también en River, y en 1994 cantó en Vélez con James Taylor como telonero.

A medida que pasa el tiempo, Sting se va afianzando cada vez más como un clásico. Muchos siguen extrañando su época de The Police, y de algún modo él conforma a esos viejos fans con temas como «Roxanne» -como siempre, uno de los más festejados en este caso en Vélez-o «Every Breath you Take».

Igualmente satisface a esos antiguos seguidores con canciones de su etapa solista que ya se han convertido en fundamentales, como «If You Love Somebody Set Them Free», «Fields of Gold», «All this Time» -otro de los momentos calientes de la noche-, «Englishman in New York», «They Dance Alone», «Message in a Bottle», «Fragile», «We'll Be Together», «If I Ever Lose My Faith In You».

Hubo también material de su más reciente álbum «Brand New Day» de 1999: «A Thousand Years» -con la que abrió el show-, «Desert Rose», «After The Rain Has Fallen», «Perfect Love... Gone Wrong», «Fill Her Up» o la que da nombre al disco.

Como ya es costumbre desde que se hizo solista, mezcló el reggae de la época de The Police con el pop, el rap, el rock & roll y el jazz, con muchos solos de teclados, guitarra y trompeta. Y presentó un espectáculo impecable, frente a unas 26.000 personas que se repartieron entre las plateas laterales y las VIP coloca das frente al escenario, o de pie en la segunda mitad del campo.

La apertura había sido, a pleno sol, con los argentinos de La Portuaria. Pero aunque la mayoría había ido a escuchar solamente a Sting, la otra figura internacional convocada para esta noche también estuvo a la altura del show. Sheryl Crow se puso al frente de su banda con la guitarra al hombro y su voz dulce y cantó sus baladas pop con influencias country en un set poco festejado por el público pero muy elogiable desde lo artístico.

Actuación de Sting (voz, bajo). Con Chris Botti (trompeta), Emmanuel Katche (batería), Russ David Irwin (batería), Dominic Miller (guitarra), Jason Matthew Rebello (piano) y Mark Eldridge (teclados, programación). Soportes: Sheryl Crow y La Portuaria. (Estadio Vélez, 16 de enero.)

Dejá tu comentario

Te puede interesar