El teatro confía que el mes próximo podrá reabrir salas con público

Espectáculos

Habrá una campaña informativa que incentive el regreso de los espectadores.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el ministro de Cultura, Enrique Avogadro, se reunieron el lunes con miembros de AADET (empresarios teatrales), entre ellos Pablo Kompel, Carlos Rottemberg, Martín Alfiz, Sebastián Blutrach, Elisabetta Riva, Tomás Rottemberg y Roberto Bisogno, para analizar los protocolos de la segunda etapa de regreso a la actividad estimada para octubre, siempre que la curva acompañe las expectativas de los más optimistas. Actualmente el sector está habilitado para la primera etapa del “regreso”, con espectáculos desde las salas sin público y vía streaming, lo que casi no se está llevando a cabo por poco redituable. Es apenas un contacto con el público virtual que accede a comprar entradas para ver shows desde los hogares, musicales o unipersonales acorde a la limitación de artistas sobre el escenario.

Desde AADET expresaron a este diario: “El objetivo es reactivar progresivamente la actividad junto con una campaña de incentivo mixta, entre el sector público y el privado, para la vuelta con las medidas de seguridad y cuidado. Nosotros queremos volver a abrir los teatros en cuanto sea posible en forma sustentable, esto es, consensuar el aforo limitado inicial y las variables sanitarias que permitan su incremento al 75% y finalmente al 100% en la nueva normalidad. Vamos a trabajar en una campaña emocional e informativa que incentive el regreso de la gente a las salas de manera segura.”

Carlos Rottemberg dijo a este diario: “El encuentro fue positivo en la convicción de intentar retomar la actividad cultural y con un espíritu que sigue siendo ver cómo poder continuar con el protocolo. Lo dije en marzo y repito, la vuelta a la normalidad llegará con la vacuna; mientras tanto se puede retomar pero se vio en el exterior que luego llegan los rebrotes y se vuelve a cerrar. En Madrid se aplaudía porque reabrió el Reina Victoria con ‘Esperando a Godot’ con el 75% del aforo permitido aunque en realidad asistió 30% de la capacidad total. Mientras tanto ese día en Valladolid postergaban la reapertura del teatro Zorrilla con una faja por el rebrote. No pasa por una cuestión voluntaria, que la hay en artistas, funcionarios, empresarios, sino sanitaria. Pero los actores no comen por la selfie, el autógrafo, el aplauso o el abrazo de felicitación en la calle, con eso no se resuelven los costos. Por eso celebro cada iniciativa de streaming y show que se haga, eso es excelente voluntad y garra, pero con eso no se pagan sueldos”.

“Conversamos con Larreta y Avogadro sobre nuestro compromiso de seguir trabajando y nos expresaron que la Ciudad quiere reabrir en cuanto sea posible”, respondió Sebastián Blutrach. “Nos referimos a los tiempos de preparación que necesitamos, un mes o mes y medio. Si bien octubre y noviembre ya es el final de la temporada, si se puede querernos abrir igual a pesar del calendario teatral en cuanto los sanitaristas lo autoricen, y todo dependiendo de la curva en CABA. En cuanto a abrir con mesas afuera en el Picadero, estoy evaluando la posibilidad y ecuación económica”.

En el protocolo elaborado entre AADET junto a Fundación Huésped figuran cuestiones como la provisión de elementos de higiene y prevención de contagio (alcohol en gel) en los ingresos a salas, baños y espacios de trabajo. La obligatoriedad de la distancia mínima de 2 metros entre el frente del escenario y la primera fila de butacas y que en caso de más de una función, además de procurar la limpieza de la sala y su ventilación, se evitará el contacto entre el público saliente y entrante. La forma de limitar el aforo se podrá determinar en función de la disposición de cada sala: o salas con butacas fijas, intercalando, en cada fila, las butacas ocupadas y libres. En la etapa con 50% de la capacidad, no debe haber dos personas sentadas una al lado de la otra ni tampoco adelante o atrás. En las salas sin butacas se permitiría el ingreso solicitando una distribución en el espacio con distanciamiento social con un esquema de entradas numeradas en campo que se pueden marcar con círculos en el piso para que los espectadores se ubiquen.

En cuanto a los artistas en escena, usarán tapabocas hasta el momento previo de ingresar a escena. El distanciamiento físico (mínimo de 1,5 metros) debe mantenerse, salvo que sean convivientes en la vida real. La cantidad de personas en escena deberá ser acorde al cumplimiento del distanciamiento social . Para las escenas que requieran mayor cercanía podrá utilizarse la máscara facial, a menos que sean escenas de cruces que impliquen momentos casuales de corta duración donde no se requeriría su uso. No es necesario el uso de guantes. Se debe incorporar el uso de alcohol en gel en escena, sobre todo luego de manipular objetos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario