Un "Vagón fumador" bien vestido, pero casi vacío

Espectáculos

«Vagón fumador» (Argentina, 2001, habl. en español). Guión y dir.: V. Chen; Int.: C. Bengolea, L. Brezicki, A. Fondari, P. Razuk.

E l chico de esta pequeña historia nocturna es un taxi-boy adolescente, que aprieta a sus clientes en los cajeros automáticos. Semejante modus operandi, tan a la vista, es sólo una fantasía de la autora, Verónica Chen, pero acaso es también una involuntaria ilustración de lo que puede pasarle a ciertos infelices cuando quieren sacar su plata del banco. En todo caso, quien lo capta (quizá porque en ese momento tiene un peinado que parece algo con dos antenas) es una joven cantante desvaída. A poco, ambos se hacen amigos.

El chico parece una versión blandita de Laurent Terzieff, aquel actor francés de los '70 especialista en papeles de marginal depravado. La chica, parece cualquiera de esas chicas que uno puede cruzarse por la calle, medio desangelada, y sin proyectos claros, pero con la sensibilidad a flor de piel. Según recuerda, de niña la mamá la veía parecida a Ornella Muti, en lo que es, también involuntariamente, el mejor chiste de la película, y el más cruel.

Otro chiste es haber puesto como zona de levante un rincón de Plaza San Martín justo enfrente del Círculo Militar, a pocos metros de donde, con una mezcla de amor y despecho por la ciudad, allá en el '38 Floren Delbene, formal y respetuoso, se encontraba con Amelia Bence en «Adiós, Buenos Aires». Las cosas cambiaron bastante, como se ve, pero igual habrá ciertas formalidades, y un adiós, y, entre medio, un viejo camino de atracciones, confusiones, prueba, y retracción, o, según se mire, respiro y liberación.

De eso habla la película, hecha con destacables recursos de fotografía y montaje (precisamente,
Chen fue muy buena editora de Daniel Burman y Marco Bechis). Lástima que el desarrollo de la historia sea menos destacable: sólo una serie de momentos de relativo interés, estilo posmo, con alguna tensión pasajera y discretos lunares de continuidad. Desangelada, ella también.

Dejá tu comentario