Empresas tecnológicas arrastraron a los ADRs en Wall Street; Mercado Libre pierde hasta 23% en 2022

Finanzas

El endurecimiento de la política monetaria a nivel internacional, afecta a las acciones de crecimiento en todo el mundo. El S&P Merval cayó 0,8% y los bonos se hundieron nuevamente en medio de la tensión con el FMI.

Las acciones y los bonos locales sufrieron este lunes importantes bajas, tanto en Nueva York como en Buenos Aires, en medio de las expectativas sobre una inminente suba de tasas en Estados Unidos, y dudas a nivel local en torno a las negociaciones del Gobierno con el FMI.

El S&P Merval de Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA) cayó un 0,8%, a 83.746 unidades, luego de ganar 1,1% en la primera semana del año.

Mientras tanto, las pérdidas de los papeles de empresas locales que cotizan en Wall Street (ADRs) fueron encabezadas nuevamente por Mercado Libre (-4,6%). Los activos de la firma fundada por Marcos Galperín exhiben un desplome de 23,2% en este comienzo de 2022, mientras que los de Globant acumulan una merma de 21,6%.

El retroceso de estas acciones coincide con el declive que vienen teniendo las empresas tecnológicas en los mercados internacionales a raíz de las señales que dio la Fed sobre un inminente endurecimiento de su política monetaria, que implicaría una reducción en sus tenencias de activos y una suba de tasas antes de lo esperado.

El fundador del portal de educación financiera interfinance, Sergio Morales, señaló en diálogo con Ámbito que la performance de Mercado Libre y Globant tiene que ver con que "ciertas tecnológicas están ajustando por el overshooting que tuvieron post-pandemia". El especialista agregó que también influyen cuestiones particulares como la ampliación de capital anunciada por Mercado Libre, pero aclaró que aún con esta baja los papeles están más de 100% arriba respecto de su piso de 2020.

En una línea similar, el analista de Delphos Investment, Leonardo Chialva, sostuvo a este medio que el sector tech está viviendo una "depuración" tras inflarse en los años de pandemia.

En las últimas horas el FMI advirtió que "las economías emergentes deben prepararse para alzas de las tasas estadounidenses", lo cual podría desencadenar salidas de capitales y una depreciación de sus monedas.

En el plano local la atención del mercado sigue puesta en cómo se solucionarán las diferencias entre el Gobierno y la institución que conduce Kristalina Georgieva en torno al sendero fiscal que debe seguir Argentina. Desde Casa Rosada buscan que la reducción del déficit fiscal sea gradual, para llegar a un equilibrio en 2027, mientras que desde el organismo pretenden que la corrección sea más veloz, mediante un recorte del gasto en términos reales.

Donde sí hay acuerdo es en la necesidad de reducir el financiamiento del déficit vía emisión, de combatir la inflación con varias herramientas (menos emisión+incremento de las exportaciones+acuerdos de precios para coordinar expectativas), de tener un tipo de cambio consistente con la capacidad de acumulación de divisas del país, y de tener tasas reales positivas para fomentar el ahorro en moneda doméstica.

Esto último ya comenzó a plasmarse en la reciente decisión del Banco Central (BCRA) de incrementar su tasa de referencia al 40% (48,3% en términos efectivos), aunque todavía parece insuficiente para ganarle a una inflación que en 2022 alcanzaría el 54,8% según las consultoras y entidades financieras que participaron del último REM.

Bonos y riesgos país

Por su parte, los bonos soberanos en dólares se hundieron hasta 3%, luego de derrumbarse hasta 8% la semana pasada, afectados por las tensiones con el FMI.

En este contexto, el Riesgo País subió 19 unidades (1,1%) hasta los 1.821 puntos básicos, el nivel más elevado desde el 1° de diciembre.

"Las tensiones del FMI suelen tener un impacto mayor en los bonos en dólares y por ende, en el Riesgo País. Creemos que en el escenario base de un acuerdo con el FMI, en el corto plazo habrá mucha volatilidad en los títulos, de hecho, es lo que se puede observar en las experiencias de otros países", señaló en diálogo con Ámbito Maximiliano Donzelli, Jefe de Research de InvertirOnline (IOL).

Sin embargo, el analista proyectó que "luego de que se alcance un acuerdo, se debe esperar que el riesgo país empiece a bajar (en el lapso de 6 meses a 1 año) y en ese sentido, los bonos dólar hard y principalmente los que son ley extranjera, deberían verse beneficiados".

Más allá de la incertidumbre alrededor del acuerdo con el Fondo, el Gobierno da señales de querer llegar a un punto medio, a partir de los pagos de intereses realizados en el último tiempo y las declaraciones de funcionarios advirtiendo sobre los riesgos de no acordar.

Paralelamente, este lunes se les pagaron u$s693 millones a bonistas privados en concepto del segundo cupón de intereses pactado en la reestructuración de 2020.

En el canje, el ministro de Economía Martín Guzmán logró una reducción de las tasas de interés promedio, desde aproximadamente 7% hasta 3%.

Los cupones tienen una estructura ascendente para aliviar los pagos en los primeros años. En esta oportunidad, la tasa será de entre el 0,5% y 2,5% nominal anual dependiendo del bono.

Los próximos pagos de deuda corresponden a vencimientos con el FMI. En las próximas tres semanas hay obligaciones por u$s1.100 millones. En marzo vencen otros u$s2.900 millones con el organismo.

Dejá tu comentario