El S&P Merval tuvo su peor día en 3 semanas por mayor incertidumbre sobre la deuda

Finanzas

El índice S&P Merval de Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA) cayó 1,1% a 48.890 unidades, por la incertidumbre que pesa entre los inversores a días del cierre del plazo dispuesto por el Gobierno para alcanzar un acuerdo con los acreedores para el canje de la deuda.

En un mes netamente ganador, la bolsa porteña sufrió, sin embargo, este martes su peor caída en tres semanas, por la incertidumbre que pesa entre los inversores a días del cierre del plazo dispuesto por el Gobierno para alcanzar un acuerdo con acreedores para un millonario canje de bonos soberanos.

Condicionado además por el retroceso en Wall Street, el índice S&P Merval de Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA) perdió un 1,1%, a 48.890 unidades, su baja más acentuada desde el 7 de julio pasado. Es que este mes para el panel líder es uno de sus mejores en mucho tiempo: acumula una ganancia en pesos del 26,5%.

Sin embargo, este martes reinó la cautela en el mercado local ante la inflexibilidad que reflejan los agrupados bonistas externos -y la elevada tenencia que manifiestan representar-, combinada con la postura del equipo económico argentino de sólo evaluar posibles cambios en las cláusulas legales. "Esto eleva la incertidumbre de los inversores", dijo el economista Gustavo Ber de la consultora Estudio Ber.

En ese marco, los retrocesos de las acciones líderes fueron encabezados por Transportadora de Gas del Sur (-4,2%); Banco BBVA (-3,6%); Transportadora de Gas del Norte (-3,3%); Grupo Financiero Galicia (-3,2%); y Banco Macro (-3%).

Por el contrario, las ganancias del día fueron registradas por Sociedad Comercial del Plata (+5,4%); Mirgor (+3,6%); BYMA (+3,1%); Cresud (+2,6%); y Grupo Financiero Valores (+2,5%).

rava 28-7-20.jpg

Asimismo, los papeles de empresas argentinas que cotizan en Wall Street finalizaron la jornada con mayoría de retrocesos, liderados por Transportadora Gas del Sur (-5,9%); Central Puerto (-5,1%); Banco Macro (-4,5%); Pampa Energía (-4,3%); Grupo Financiero Galicia (-4,3%). Las únicas subas de la jornada fueron anotadas por Corporación América (+1,8%); Telecom Argentina (+0,5%); e IRSA Propiedades Comerciales (+0,5%).

Los principales grupos de acreedores dijeron el lunes que su reciente oferta de reestructuración de deuda tiene el respaldo de bonistas que representan más de la mitad de la deuda extranjera del país. Las instituciones financieras que representan el 60% de los bonos Exchange y el 51% de los bonos Global comprometieron respaldo para una propuesta conjunta enviada al Gobierno argentino por los tres mayores grupos de acreedores el 20 de julio, señaló una carta de los bonistas enviada al ministro de Economía argentino, Martín Guzmán.

"La relación entre el Gobierno y los bonistas se encuentra claramente desgastada, lo cual se evidencia en los comunicados que recientemente emitieron las partes. Sin embargo, por otro lado las posiciones se encuentran tan próximas que nadie se anima a patear el tablero", analizaron desde Delphos Investment.

Argentina, que busca reestructurar unos 65.000 millones de dólares en deuda externa, hizo una oferta "final" a comienzos de julio a sus acreedores, que mayormente la rechazaron, y anunció que el plazo para la aceptación del canje de deuda pública vencerá el 4 de agosto, aunque por estas horas se analiza la posibilidad de una nueva prórroga.

Por otro lado, Wall Street cerró con bajas de hasta 1,3% (Nasdaq) afectada por las trabas en las negociaciones de un nuevo paquete de asistencia por el coronavirus en Estados Unidos, y las crecientes tensiones comerciales entre Washington y Pekín.

Panel general: más volumen y máxima volatilidad

Luego de las fuertes subas del lunes, de hasta el 44% en algunas acciones no líderes, el panel general volvió a ser el epicentro para los inversores orientados al trading intradiario, algo que quedó evidenciado en el volumen operado en algunos papeles y en algunas subas y bajas abruptas, poco frecuentes en una misma acción, en un mismo día.

Las mayores alzas del día fueron para dos empresas de real estate: Polledo y TGLT, que treparon 16,2% y 10%, respectivamente. En medio de una álgida volatilidad intradiaria, la negociación de esta última debió ser interrumpida temporalmente por BYMA alrededor de las 12.30 hs. y no fue restablecida durante el resto de la jornada.

Tras el cierre del mercado, la desarrolladora envió una nota a la bolsa refiriéndose a un fallo judicial en su contra sobre un proyecto inmobiliario. "En relación al proyecto Astor San Telmo, fue notificada a la Sociedad la sentencia dictada por la Cámara de Apelaciones, por la que se rechaza los recursos interpuestos por todas las partes del proceso y se confirma la sentencia de primera instancia. La Sociedad se encuentra evaluando la decisión judicial y las acciones a adoptar a ese respecto".

Además, TGLT se refirió a los movimientos abruptos observados en los precios y volumen de sus papeles este martes, aunque descartó que exista alguna información que haya generado tal volatilidad: "En virtud de que se han advertido significativas variaciones en el precio y los volúmenes operados de las acciones, informamos que la Sociedad no tiene conocimiento de circunstancia alguna que deba ser comunicada en los términos de la regulación estipulada como información relevante por las Normas de la Comisión Nacional de Valores y/o por los mercados en que se encuentran autorizadas su listado y/o negociación más allá de lo indicado en el párrafo del antecedente".

Otra acción que tuvo una impresionante volatilidad durante la rueda fue Boldt: llegó a escalar 45%, para luego en un par de horas, pasar a perder 20%, y más tarde, cerrar con un 4% positivo. Decididamente, no apto para cardíacos.

Para tomar dimensión del creciente interés de los inversores (agresivos y de cortísimo plazo) por estos papeles, el volumen operado tanto de Boldt como de TGLT fue superior a la mayoría de los activos que componen el panel líder, y este martes quedaron solo por detrás de Galicia, YPF, y Banco Macro. "Esto llamó la atención de algunos inversores que intentaron aprovechar la volatilidad para obtener ganancias de cortísimo plazo", comentaron desde Rava.

Bonos y riesgo país

En el segmento de la renta fija, los principales bonos soberanos en dólares cerraron con una tendencia mixta a lo largo de toda la curva y con paridades terminaron en niveles de 44/45%. En promedio, los precios registraron bajas de apenas 0,5%.

Por un lado, se registraron leves mejoras en el A020 y en el AY24, que aumentaron 0,2% y 1% respectivamente. Mientras que, los títulos de mayor duration cedieron entre 0,5% y 1,4%. "Hacia adelante, serán necesarias definiciones concretas sobre cómo continúan las negociaciones para poder definir una tendencia", comentaron desde Portfolio.

Con todo, el riesgo país de Argentina, medido por el banco JP.Morgan, rebotó un 1,4% a 2.242 puntos básicos.

A su vez, y a la espera de la última licitación del mes, los bonos en pesos registraron una leve mejora en promedio: los que indexan por CER reflejaron subas de hasta casi entre 2% (acumulan una mejora de hasta 9% en lo que va del mes). Se destacaron, el TX24 y el TC25, que aumentaron 1,1% y 1,9%, respectivamente.

En lo que refiere a deuda en dólares del sector privado, un informe del Grupo Cohen estimó que “en 2020, conforme a que el mercado vaya descontando una mayor probabilidad de acuerdo entre el gobierno y los acreedores, el rendimiento de los bonos corporativos comenzará a normalizarse”.

Actualmente, el rango de rendimientos de las ON es amplio: va desde el 4,5 hasta el 11% anual en dólares. “En un contexto de tasas cero o incluso en negativas en el mundo desarrollado, el atractivo es importante”, remarcó el informe.

Bajo esos argumentos, desde Cohen ponderaron algunas emisiones en dólares, como Banco Macro 2026, Pampa Energía 2023, Pan American Energy 2021, y Aluar 2024, “reconociendo la necesidad de diversificar entre compañías y sectores para mitigar riesgos”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario