La recomendación de un gurú de las finanzas en medio de la caída de los mercados

Finanzas

Robert Kiyosaki autor de "Padre rico, padre pobre" es un reconocido gurú de las finanzas personales. En los últimos meses, dio la voz de alarma sobre múltiples burbujas de activos y planteó la posibilidad de una drástica caída del mercado. Su hipótesis se cumplió.

Robert Kiyosaki autor de "Padre rico, padre pobre" es un reconocido gurú de las finanzas personales. En los últimos meses, dio la voz de alarma sobre múltiples burbujas de activos y planteó la posibilidad de una drástica caída del mercado, una hiperinflación e incluso una depresión económica para este año. Su hipótesis se cumplió y el analista hizo una fuerte recomendación en redes sociales que se volvió viral.

"La Mejor inversión: latas de Atún. La inflación a punto de despegar. Las mejores inversiones son latas de atún y frijoles horneados. No puedes comer oro, plata o Bitcoin. Puedes comer latas de atún y frijoles horneados. La comida lo más importante. El siguiente problema es el hambre. Invierte en la solución. Cuídate", expresó Kiyosaki en Twitter.

Embed

Pero invertir en alimentos no es nuevo. Recientemente, un estudio local demostró mediante un ejemplo asegurando que frezar asado es una gran alternativa en contra de la inflación. El trabajo encabezado por Fabio Ezequiel Ventre, subdirector del Instituto de Investigaciones Económicas (IIE) fue en ese sentido.

El IIE analizó el rendimiento de distintas alternativas de ahorro en los últimos 20 años e incorporó una opción de alimentos a las más tradicionales del sistema financiero. El estudio llegó a la conclusión de que haber comprado asado en 2002 fue la opción más rentable para los argentinos, por encima de un plazo fijo tradicional, uno en UVA, comprar dólares o acciones de bolsa.

Así, para un plazo fijo tradicional, un depósito inicial de $100 en abril de 2002 equivale a $3.800 por el pago de intereses. La clave es que para tener el mismo poder adquisitivo que tenían los $100 de hace 20 años, hoy se necesitan casi $12.000. La inflación deterioró los ahorros de un inversor que optó por el plazo fijo, quien perdió 68% en términos reales. Respecto al plazo fijo en UVA -que se instrumentó en 2016-, los $100 iniciales son $4.750 en la actualidad. Pese a superar el rendimiento del plazo fijo tradicional, perdió 60% de su valor por la inflación.

Si la inversión en UVA hubiera existido hace 20 años -el IEE consideró el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER)-, el rendimiento hubiera sido de $4.362, aún menos que la combinación de plazo fijo y UVA descripta antes.

En cuanto al dólar, un ahorrista que compró $100 en dólares en abril de 2002 tendría ahora casi $3.900 valuados al tipo de cambio oficial. Medidos al valor del mercado libre, el monto salta a $6.700.

Con relación a acciones de bolsa-instrumentos utilizados por los ahorristas dispuestos a asumir un mayor riesgo-, los $100 invertidos en abril de 2002 equivaldrían a $22.500 en la actualidad, con base en la evolución del índice Merval que resume el comportamiento del mercado accionario argentino. La cifra queda 90% arriba de la inflación. Finalmente, en el hipotético caso de haber comprado -y congelado- $100 de asado hace 20 años, equivalentes a 23 kilos de carne, hoy valdrían $24.000.

Dejá tu comentario