El oro, imparable: el refugio contra la pandemia alcanzó su nivel más alto en casi una década

Finanzas

Superó la barrera simbólica de los u$s1.800 por onza. No cotizaba por encima de ese valor desde noviembre de 2011.

El oro superó este miércoles la barrera simbólica de u$s1.800 dólares por onza, por debajo de la cual se había estado comerciando desde noviembre de 2011, debido a la incertidumbre por el coronavirus y por los poderosos paquetes de estímulo implementados por los bancos centrales.

En el mercado de oro de Londres, la onza de este metal precioso trepó un 0,9% y alcanzó los u$s1.811,01, mientras que los futuros del oro en Estados Unidos subieron un 0,6%, a u$s1.820,60.

"Los pilares del apoyo a las economías son el estímulo fiscal y monetario, junto con los flujos monetarios entrantes en fondos respaldados por el oro y otras inversiones", dijo David Meger, de High Ridge Futures.

"El miércoles, la preocupación por el coronavirus y las tensiones geopolíticas pesaron sobre el apetito por el riesgo, lo cual benefició al oro, un tradicional refugio en tiempos de incertidumbre", señaló por su parte Fiona Cincotta de City Index.

El Covid-19 ha matado a más de 539.600 personas en todo el mundo desde finales de diciembre y ha contaminado a casi 11,7 millones, según un recuento de la AFP basado en fuentes oficiales.

Más de 1.100 personas murieron a causa del coronavirus en Estados Unidos en las últimas 24 horas, sumando 131.362 desde el comienzo de la crisis.

Dado que el oro se cotiza en dólares, una moneda estadounidense más débil hace que el metal precioso sea menos costoso para los compradores que utilizan otras monedas.

Y en un entorno monetario en que los principales bancos centrales prometieron inyectar cantidades de liquidez sin precedentes en la economía en las últimas semanas, otros refugios seguros, como los bonos del Estado, se han vuelto menos remunerativos.

La semana pasada, el oro había rozado los 1.800 dólares por onza, pero no los superó. Su máximo histórico, de 1.921,18 dólares por onza, se alcanzó en septiembre de 2011.

"Creemos que el mercado alcista se está viendo más energizado por los continuos efectos de la pandemia, y es probable que siga firme", dijeron analistas de HSBC en una nota.

"Es probable que la necesidad percibida de un 'refugio', incluso aunque se relajen más los cierres y las acciones suban, mantenga al oro bien respaldado para el balance del año", sentenciaron.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario