19 de septiembre 2006 - 00:00

Acusan al gobierno de Estados Unidos de defender monopolios

Acusan al gobierno de Estados Unidos de defender monopolios
Un ex abogado de la Federal Communications Commission (FCC), equivalente norteamericano del COMFER, acusó al organismo de haber ordenado destruir la totalidad de los borradores de un estudio, encargado por la propia FCC, que demostraba que la concentración de medios de prensa en una única o pocas manos afectaba a los noticieros televisivos regionales.

Las conclusiones de ese estudio, realizado en 2004, salieron a la luz luego de que lo reveló el senador Adam Candeub, ex abogado de la FCC y actualmente profesor de Derecho en la Universidad de Michigan, quien en su momento colaboró con los autores de dicho trabajo. La acusación se produjo en el curso de una sesión en el Senado en la que se interpeló a un miembro directivo de la FCC, Kevin Martin.

La noticia, difundida en numerosos medios norteamericanos y por la agencia «AP», tomó por sorpresa a la opinión pública. Pese a la orden de la FCC, una copia sobreviviente de ese estudio pudo ser rescatada por el senador Candeub. «La orden de la FCC fue terminante: todas las copias de ese estudio tuvieron que ser destruidas», dijo.

Un miembro de la agencia le hizo llegar a la senadora californiana Barbara Boxer una fotocopia de ese único informe sobreviviente. La legisladora le dijo a Martin que estaba « consternada porque ese estudio, financiado por el dinero público hace más de dos años, en el que se demuestra de qué manera puede beneficiarse a la opinión pública, haya quedado cajoneado».

Bajo la administración Bush, la FCC siempre se mostró más flexible hacia los intereses corporativos. Esto confirma una de las características distintivas de los gobiernos republicanos, que suelen ser reacios a la instauración de leyes antimonopólicas.

  • Revisión

    Dos años atrás, una cámara de apelación ordenó revisar un conjunto de regulaciones relativas a la concentración de medios de prensa, y la FCC debió emprender una serie de estudios para acompañar el dictado de nuevas regulaciones. Sin embargo, como se sugirió en la interpelación a Martin, los resultados de esos estudios no coincidían con los criterios del organismo.

    «El proyecto entero debió interrumpirse. Fin de la discusión», dijo el abogado Candeub. Martin dijo que no estaba al tanto de la existencia de ese estudio, y negó que haya sido hecho por su personal. En una carta que le dirigió a Martin, la senadora Boxer lo interrogó sobre si otros miembros de la FCC sabían de la existencia de ese estudio, y por qué nunca fue hecho público. También le preguntó si fue destruido porque no coincidía con los criterios de la FCC o por « influencia de intereses externos poderosos».

    El informe fue realizado por dos economistas del Departamento de Medios de la FCC, Keith Brown y Peter Alexander, quienes declinaron hacer comentarios. El estudio tenía como campo 4.078 informes noticiosos emitidos en 1998. Las conclusiones demostraban que los medios televisivos en poder de empresarios regionales privilegiaban la información local, donde las noticias suelen tener entre uno y cinco minutos y medio más de tratamiento que cuando ese medio forma parte de multimedios.

    Esa conclusión contradecía los argumentos de los que se valió la FCC en 2003, cuando dictó regulaciones que autorizaban a un mismo empresario a aumentar la cantidad de estaciones de TV en un mismo mercado. En aquel momento, la FCC sostenía lo contrario de lo que un año más tarde mostró el estudio: que la concentración de medios en menos manos favorecería la difusión de información regional.

    Un año más tarde, en 2004, el impacto de las nuevas regulaciones de la FCC movió a una corte de apelación a revisarlas, y fue así que el organismo que controla las comunicaciones en los EE.UU. debió ordenar una serie de estudios para demostrar lo que sostenía.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar