Al Fayed quiere ser un reloj

Información General

Son bastante peculiares los deseos de inmortalidad del empresario Mohamed Al Fayed (padre del malogrado Dodi, que murió junto con Lady Di en el accidente automovilístico en el Pont de l'Alma en París). Según reveló ayer, el diario británico «The Sun», Al Fayed, propietario de las tiendas Harrods, ha dejado asentado en su testamento su decisión de ser momificado a su muerte, y que su cuerpo se transforme, con el debido proceso químico, en la manecilla de las horas en un reloj gigante que se alzará en el frontón de Harrods, en el distrito londinense de Knightsbridge. Nada dice el diario, en cambio, sobre la sustancia que compondrá la manecilla de los minutos.

La novedad no tomó por sorpresa al público, ya que este singular hombre de negocios, de origen egipcio, siempre ha sido amante de las estatuas y las esfinges del antiguo Egipto, y en otra ocasión manifestó en público su intención de construir un mausoleo sobre Harrods, con sus restos, para convertirlo en una especie de atracción turística. La idea inicial de Al Fayed, cuando planeaba el mausoleo, era que los turistas pudieran contemplar su cadáver como se hace con el de Lenin en la Plaza Roja de Moscú. Esta afición a la arquitectura funeraria también alcanzó a Dodi, para quien Al Fayed construyó un recargado monumento fúnebre. La idea del reloj, sin embargo, es más estrambótica, y parece difícil que las autoridades sanitarias inglesas puedan aceptarla.

Dejá tu comentario