Aseguran que una obra considerada una copia de un Caravaggio es un original del artista barroco

Información General

Un cuadro, considerado hasta hoy una copia de "La corona de espinas" de Michelangelo Merisi "Caravaggio", está generando polémicas en Italia cuando, luego de una limpieza, los restauradores sostuvieron que se trata de un original del maestro inaugurador del tenebrismo.

El cuadro de notables dimensiones -2,03 metros por 1,66- se hallaba en pésimo estado de conservación en un altillo de la iglesia de San Bartolomé de la Cartuja en Rivarola, un suburbio genovés.

Los estudiosos creen que Caravaggio comenzó la obra en 1605 y que la completó después de su muerte, en 1610, un pintor local, tal vez Giovanni Battista Carlone.

La pintura fue restaurada hace un año pero recién ahora el responsable de los bienes artísticos de Génova, Piero Donati, atribuyó la paternidad de la obra al mismo Caravaggio.

El artista, creador de un nuevo estilo barroco llamado tenebrismo por la utilización de una única fuente luminosa que deja en sombras el resto de la escena, había pintado ya un "Jesús coronado de espinas" cuando se comprometió a hacer una variante para el príncipe romano, Massimo Massimi, tal como lo atestigua una carta de junio de 1605.

Poco después, Caravaggio debió escapar de Roma tras haber herido a un notario y se refugió algunos meses en Génova donde habría empezado a pintar la variante, interrumpida y olvidada a su regreso a la capital pontificia.

En una guía del siglo XVIII se habla de un "Jesús coronado de espinas" pintado por Caravaggio pero que no tiene nada que ver con el original hoy en poder de un banco de Prato, al norte de Florencia, y que también durante mucho tiempo fue considerado una copia de un original perdido.

El de Prato no retrata a Jesús de cuerpo entero mientras el de Génova tiene los pies cortados, porque en algún momento alguien decidió achicarlo unos quince centímetros, y detrás del Salvador se ve ahora la columna de la flagelación con la marca en relieve de los latigazos.

Los restauradores tienen la prueba que los lados del cuadro fueron pintados en la segunda mitad del siglo XVII pero no pudieron demostrar que la parte central haya sido realizada medio siglo antes.

"Sabemos solo que la pintura es seguramente del siglo XVII -declara Marco Ciatti del Taller de Piedras Duras de Florencia que restauró contemporáneamente las dos "Coronaciones"-, pero no hay pruebas de que la parte central haya sido pintada por Caravaggio y no creo que lo sepamos nunca".

Dejá tu comentario