Cerebro: descubren cómo se modifica para adquirir nueva información

Información General

Los nuevos conocimientos echan luz sobre el proceso que, entre otras cosas, puede generar trastornos como el autismo o la esquizofrenia.

Un nuevo estudio descubrió cómo diferentes tipos de células que conviven en el cerebro se comunican con sus pares lindantes para adaptarse y así aprender nuevas cosas. La investigación fue realizada por un equipo de la la Universidad de Harvard, Estados Unidos, y publicada en la revista Nature.

"Lo que descubrimos aquí son las reglas por las que los distintos tipos de células del cerebro se comunican entre sí y se influyen mutuamente para, en última instancia, poder hacer más cosas juntos", añade la autora principal de la investigación, Paola Arlotta.

Este sistema de comunicación entre neuronas aplica para el aprendizaje de acciones que van desde lo más cotidiano, como caminar y hablar, hasta las hazañas atléticas o académicas más sobresalientes. El cerebro está constantemente adquiriendo y procesando información para producir estos comportamientos.

micrglia.jpg

La sinfonía celular que tiene lugar en el cerebro no solo incluye neuronas sino también células que normalmente desempeñan un papel en la defensa del cuerpo contra los patógenos: las microglías. Según descubrieron los investigadores, estas células tienen un importante papel en el ensamblaje y mantenimiento de los circuitos neuronales y por su capacidad de cambiar su identidad molecular para adaptarse a su entorno. Para los neurocientíficos, el misterio durante mucho tiempo fue cómo estas realizan ese cambio.

¿Qué rol cumplen las microglías?

"Cuando se descubrieron por primera vez, se suponía que las microglías eran simplemente carroñeras, que limpiaban los desechos celulares y ayudaban a combatir los patógenos. Ahora sabemos que la microglía puede interactuar con las neuronas de formas muy sofisticadas que pueden afectar a la función neuronal", explicó Jeffery Stogsdill, quién dirigió el estudio como investigadora postdoctoral en el laboratorio Arlotta.

Este descubrimiento podría abrir la puerta a líneas de investigación para definir con precisión cómo es la comunicación entre la microglía y las neuronas. Trastornos como el autismo y la esquizofrenia surgen cuando estas comunicaciones entre células se estropean.

Dejá tu comentario