Detenidos por el robo del banco se niegan a declarar

Información General

Se presumía que ayer -más allá de las declaraciones oficiales no se iban a producir muchas novedades, aunque hubo trascendidos para todos los gustos en cuanto a los dos detenidos por el robo al Banco Río de Acassuso. Resumiendo, Alberto de la Torre y Liliana Fernández, los dos detenidos hasta el momento (ya que los tres restantes fueron dejados en libertad por falta de mérito), se negaron ayer a prestar declaración indagatoria frente al fiscal de la localidad de Martínez, Jorge Ariel Apolo.

Los voceros indicaron que ambos imputados fueron asistidos por el mismo defensor particular, el abogado Fernando Sterpelli. Sucedió que la demora de la indagatoria se produjo porque, en principio, los detenidos habían designado a un abogado y se les ofreció la asistencia del defensor oficial de San Isidro, Fernando Abad.

Tanto De la Torre como Fernández rechazaron el ofrecimiento y nombraron a Sterpelli, con quien tuvieron una breve entrevista previa a entrar al despacho del magistrado, que se encontraba en la fiscalía descentralizada de Martínez.

Como era de suponer, Sterpelli les aconsejó
hacer uso de su derecho constitucional de no declarar, según contaron los voceros judiciales. Sin embargo, a pesar de no hablar frente al fiscal Apolo, la diligencia fue larga porque a cada uno se le leyó la extensa acusación, que cuenta con una detallada descripción del hecho que se les imputa y las pruebas en su contra.

Los imputados llegaron a la fiscalía alrededor de las 17 y hasta anoche no habían sido trasladados nuevamente a su lugar de detención, que es la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de San Isidro.

• Resguardo

Por otra parte, trascendió que el dinero y las joyas secuestradas en los allanamientos quedaron a resguardo en instalaciones de la Departamental de Investigaciones (DDI) de San Isidro, a disposición de la Justicia. Cabe recordar que los 938.700 dólares y los ocho kilogramos en joyas fueron secuestrados en la calle Portela 56, en pleno barrio de Flores, en la casa de un hijo de De la Torre.

También los investigadores dijeron que tuvieron la
ayuda de una testigo encubierta, que había reconocido a uno de los ladrones por la vestimenta que usaba. La mujer había dicho que en un local de Equus del Shopping Soleil, al cual había concurrido días antes, vio que había una promoción que incluía camisa, corbata, saco y pantalón (que la miró detenidamente para comprarlapara su marido), y reconoció esa ropa en el momento en que se encontraba dentro del banco como rehén.

Comunicada del hecho, la Policía fue al local y vio los videos de seguridad del negocio, donde se registraba nítidamente la figura del asaltante, pero sin barba.

Dejá tu comentario