11 de mayo 2007 - 00:00

Detienen a dueño y a químico de fábrica

El dueño y el encargado del sector de químicos de la fábrica de aerosoles que explotó dejando un saldo de seis muertos y tres heridos graves -uno con 80% del cuerpo quemado- ayer fueron detenidos a pocos metros del lugar del hecho y, horas más tarde, se negaron a declarar ante la Justicia.

Ambos individuos, considerados responsables generales de la fábrica, están acusados por «homicidio culposo reiterado en seis oportunidades», producto de lo ocurrido ayer en Virrey del Pino. El propietario, Norberto Zoon, y el empleado bioquímico, Ariel Waisman, de 42 años, fueron alojados en dependencias de la Comisaría de Virrey del Pino, donde quedaron a disposición de la UFI número 6 a cargo del fiscal Carlos Fernández.

La detención de Zoon fue en un terreno propio ubicado a pocos metros de la fábrica en la que murieron seis personas, una factoría que no estaba correctamente habilitada, ya que los trámites no habían concluido.

En tanto, dos de los heridos más graves, identificados como Andrés Pereyra, de 18 años, y Rubén Martínez, de 36, permanecían ayer internados en distintos centros asistenciales, con quemaduras severas y problemas respiratorios, debido a la gran cantidad de humo que inhalaron.

El más comprometido seguía siendo Pereyra, quien, según explicó su madre, tiene quemaduras «en 80% del cuerpo», además de un compromiso importante en las vías aéreas superiores, por lo que se encuentra conectado a un respirador artificial en la terapia intensiva de la clínica Santa Isabel, donde llegó desde el hospital Paroissen. Por su parte, Martínez presenta quemaduras en 40% del cuerpo, según los médicos que lo atienden en el hospital zonal de González Catán. Es en ese mismo centro asistencial donde se encontraba internado otro de los operarios heridos, de 28 años, el cual tiene quemado 15% de su cuerpo.

De acuerdo con las conclusiones a que llegaron los encargados de la investigación, el origen del desastre fue que un empleado imprudente ingresó con un cigarrillo encendido al sector de empaque de la fábrica. Los vecinos manifestaron que en la empresa trabajan empleados en negro, en turnos de hasta 18 horas y en algunos casos los trabajadores eran menores de edad.

Dejá tu comentario

Te puede interesar