15 de diciembre 2004 - 00:00

Frenan obra para "proteger" la ESMA

El ensanche de un puente en inmediaciones de la ESMA quedó por ahora paralizdo.
El ensanche de un puente en inmediaciones de la ESMA quedó por ahora paralizdo.
La Justicia federal frenó la ampliación del puente Arroyo Medrano ubicado en inmediaciones de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), en la eventualidad de que pudieran existir restos humanos de desaparecidos durante la represión clandestina de la guerrilla y que estarían enterrados en la zona donde se deberían realizar los trabajos. Se trata de una medida cautelar anterior al inicio de la construcción y que prohíbe cualquier innovación o modificación del lugar.

La obra de ensanchamiento del puente está a cargo de la empresa licenciataria del Gobierno porteño, Autopistas Urbanas SA (AUSA), y se realiza entre las avenidas Cantilo y Lugones.

De acuerdo con el plan de construcción, debía erigirse en la zona un total de tres pilotes (columnas o fundaciones) que sirven de sostén de la estructura. Dos ya se ejecutaron, pero el tercer pilote debería ubicarse justo en el campo de deportes de la ESMA. En ese lugar, una medida cautelar fechada en marzo de este año -cuando se realizó la transferencia del predio al Gobierno de la Ciudad impidió que se remueva tierra, modifique o innove, ante la hipótesis de que podrían haber allí enterrados restos de desaparecidos. Y, para construir el pilote que falta, es necesario una excavación de profundidad y diámetro.

El juez federal Sergio G. Torreses quien debe analizar si permite o no que se construya el pilote en conflicto para lograr completar el trabajo de ensanchamiento del puente, que, asegura AUSA, se coloca en un plazo total de seis horas.

•Estudio

Con fecha 4 de junio pasado, Torres dirigió una nota al jefe de Gobierno porteño, Aníbal Ibarra, en la que solicita «se arbitren los medios necesarios para no alterar de ningún modo la estructura del campo de deportes de la ESMA ni realizar modificaciones a las características del lugar» luego de su entrega, el día 24 de marzo de este año. Esa notificación respondió a la medida cautelar de Carolina Varsky, letrada de la organización de derechos humanos CELS.

«Recibimos la cédula de AUSA el 25 de noviembre y la contestamos el 30 de noviembre. Nosotros queremos que antes de que se tome cualquier decisión se haga un estudio, que se convoque a un ingeniero que no sea de la empresa y al equipo argentino de Antropología Forense ante la posibilidad de que existan restos humanos de desaparecidos»,
dijo Varsky.

Los apoderados de AUSA,
Luis Cantelmo y su patrocinante Alejandro Kohan, solicitaron una autorización judicial para que se dejara sin efecto -sólo por el término de seis horasla medida cautelar de no innovar dispuesta en las actuaciones para avanzar con la obra, aunque por otra parte, garantizaron que el material removido pudiera ser analizado «in situ» por expertos que se designaran a tales fines o trasladarlo adonde el Tribunal señale y que en el caso de encontrarse material para la causa, que sea perfectamente colectado sin riesgo para su integridad.

«La medida cautelar que recae sobre el campo de deportes no es la única que hay. Hubo tres medidas»,
aseguró Varsky y aclaró que «la posibilidad de que allí se encuentren restos humanos de desaparecidos se respalda en testimonios que refieren a eso.

Dejá tu comentario

Te puede interesar