Grupo comando desvalijó cinco pisos en un edificio de oficinas del Centro

Información General

Al menos cinco delincuentes que integraban un grupo comando desvalijaron esta madrugada un edificio de oficinas comerciales ubicado en el microcentro porteño, donde luego de permanecer cuatro horas y controlar a los encargados de seguridad, se llevaron el dinero de las cajas fuertes, tras violentarlas con un soplete de acetileno, informaron fuentes policiales.

Los voceros indicaron que el episodio comenzó en los primeros minutos de hoy, cuando los cinco maleantes arribaron a un inmueble ubicado en la avenida Córdoba 1233, a una cuadra y media de la 9 de Julio, y controlaron a punta de pistola al portero y a un custodio de seguridad privada.

Llevándolos cautivos y con su "ayuda", comenzaron a recorrer los distintos pisos del edificio, evaluando cada oficina por su potencial botín, ya que en todas existían cajas fuertes y elementos electrónicos de última generación.

En una de las empresas, los delincuentes tomaron a un tercer rehén, un empleado que se había quedado hasta esa hora terminando de hacer su trabajo, según informaron las fuentes.

Una vez ubicados los objetivos, los ladrones comenzaron a "trabajar" con paciencia sobre las cajas fuertes con sopletes de acetileno.

Luego de cuatro horas de permanecer dentro del inmueble, se dieron a la fuga con una suma de dinero que aún no podía ser precisada por los investigadores y numerosos elementos de tecnología, como computadoras y televisores.

Los voceros policiales explicaron que en el edificio afectado funcionan empresas de gráficas y seguros, estudios jurídicos e inmobiliarias, aunque se limitaron a trabajar en cinco de los 12 pisos.

Según un primer relato del portero a los efectivos policiales que se hicieron presentes en el lugar, los maleantes "no fueron agresivos" y no "maltrataron" a sus rehenes, ya que en todo momento se desenvolvieron con tranquilidad.

Debido a la inmediatez del robo, los investigadores no contaban con pistas firmes sobre los posibles autores, aunque ya habían comenzado a trazar algunas hipótesis.

Una de las más fuertes se refería a algún contacto interno que tenía el grupo comando, dado que "seleccionó" las oficinas a las que iba a atacar, dejando de lado aquellas que poseían alarma.

Además, se supo que apuntaron "con exclusividad" a las cajas fuertes de las oficinas de este edificio, por lo que también debían conocer que en esas dependencias comerciales se manejaba dinero.

Dejá tu comentario