Sin huéspedes y por temor a robos, tapian hoteles en Capital

Información General

En su mayoría, están ubicados en la zona de Congreso, Once y Microcentro. Por la pandemia, la situación para el sector es desalentadora

La hotelería es uno de los rubros que sintió el fuerte golpe de la pandemia. Con sus puertas cerradas desde el 20 de marzo, y un panorama desolador por delante, el sector ahora tiene otro desafío.

A falta de huéspedes, muchos hoteles ubicados en el centro de la Capital Federal decidieron blindar sus frentes por miedo a la inseguridad. “Los hoteles están cerrados y hay muchos que tapiaron sus frentes para evitar que los intrusen o roben ya que hubo algunos intentos”, aseguró Ariel Amoroso, presidente de la Asociación de Hoteles, Restoranes, Confiterías y Cafés (AHRCC). “En general, son hoteles de 2 ó 3 estrellas, ubicados en la zona de Congreso, Once y Microcentro”, agregó.

El Lyon Hotel, situado en Riobamba al 200, en el barrio de Monserrat, es uno de ellos. Hoy, su frente se encuentra completamente tapiado con madera, una imagen que sorprende bajo las banderas que aún flamean en su fachada. De igual manera, sucede en el Reconquista Plaza, a pocas cuadras de Retiro.

“Hoy hay muchos hoteles tapiados por un tema de seguridad y que los intrusen es el miedo mayor. Si bien en general hay serenos o personal de seguridad, a veces no parece alcanzar”, aseguró Roberto Amengual presidente de la Asociación de Hoteles de Turismo de la República Argentina y Presidente de Amerian Hoteles.

Hay otros casos, en los que decidieron cubrir sus entradas debido a que no hay actualmente personal trabajando en el lugar. “El hotel, estando vacío es complicado. En mi caso particular, tuvimos una situación por lo que estamos considerando instalar alguna medida de seguridad, ya sean rejas ú otro método”, agregó con respecto a uno de sus hoteles ubicado en el centro porteño.

La falta de ingresos genera una situación crítica en el sector. El primer gran golpe se vivió hace pocas semanas, tras anunciarse el cierre definitivo del histórico Hotel Castelar en la Avenida de Mayo. Tras 90 años de existencia y epicentro de reuniones políticas, gremiales y empresarias, el hotel bajó definitivamente su persiana, en lo que fuentes del sector auguran que no será el único.

La falta actual de demanda y un futuro completamente gris, hacen que el panorama de la hotelería sea complicado. “En el sector existen en especial tres tipos de demanda: turistas extranjeros, internos y ferias y congresos. Hoy no hay ninguno, y va a costar que regresen”, sentenció Amoroso.

La suba de casos positivos de coronavirus, especialmente en Buenos Aires, genera incertidumbre y miedo para un sector que ya está sumamente lastimado. Mientras tanto, algunas provincias sin casos de Covid, comienzan tímidamente a abrir para el turismo local lo que puede traer alivio para algunos hoteleros. Eso sí, las aperturas serán bajo un estricto protocolo de limpieza y desinfección.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario