Imprevisión sangrienta en final Tigre-Chicago

Información General

Nuevamente la barbarie se apoderó de lo que tendría que haber sido una fiesta del fútbol argentino. A menos de cinco minutos de que el partido jugado ayer entre Nueva Chicago y Tigre por la promoción terminara, los hinchas de ambos equipos invadieron la cancha generando un durísimo enfrentamiento entre ellos y la Policía, lo que dejó un saldo de una persona muerta, 14 heridos y 78 detenidos.

Hechos de este estilo ya son recurrentes en el fútbol argentino y cuando se trata de un partido de importancia, en muchos casos, terminan ocurriendo destrozos e incidentes.

  • Víctima

    En el episodio de ayer, la persona fallecida es un hombre de 41 años hincha de Tigre, que llegó al Hospital Santojanni en un crítico estado de salud, producto de un traumatismo de cráneo -en la sien-, consecuencia de una pedrada arrojada por un hincha de Chicago, explicaron desde el SAME. En el mismo lugar en el que el hombre fue golpeado, un micro que tenía que llevar a los simpatizantes el club de Victoria de regreso fue incendiado en una inexplicable maniobra de la barra brava de Chicago.

    El resto de la lista de heridos está conformado por once hinchas de ambos equipos y tres policías; sin embargo, ninguno de ellos reviste gravedad. Al margen de los politraumatismos que presentan, el más grave de ellos tiene una fractura expuesta en un dedo de su mano.

    Los violentos incidentes comenzaron en el estadio de Nueva Chicago, antes de que se llegara al final del partido que devolvió a Tigre a Primera División, después de 27 años (ver página 23). Pero también se registraron disturbios y desmanes a lo largo de la avenida General Paz, cuando la barra de Chicago intentó encerrar a la de Tigre, mientras ésta se desconcentraba en los micros que habían llegado a Mataderos.

    Por tal motivo, los simpatizantes de Chicago corrían a los de Tigre y les lanzaban proyectiles. Estos respondieron con más piedras y palos, sumando aun más caos a toda la situación. Las batallas se prolongaron en la colectora de la avenida que divide Capital de provincia, de avenida De los Corrales a Juan Bautista Alberdi, aproximadamente. Es decir, por más de 30 cuadras.

    Al verse sobrepasados en número, los efectivos policiales (eran cerca de 300, según informaron) apenas si tuvieron participación en el hecho, ya que estuvieron pasivos y no buscaron impedir los enfrentamientos entre los hinchas.

    Al transcurrir la tarde, la Subsecretaría de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos, el organismo que dirige Javier Castrilli, ordenó clausurar la cancha de Nueva Chicago por estos episodios.

  • Invasión

    Cuando ya estaba el partido definido, integrantes de la barra de Chicago comenzaron a arrojar proyectiles al lugar en el que estaba el banco de suplentes de Tigre. Cuando el árbitro del encuentro sanciona un penal a favor del equipo de Victoria, la barra del de Mataderos invade la cancha. Unos se dedicaron a robarles la ropa a los jugadores -la televisión mostró cómo el arquero de Chicago era literalmente desvestido por los descontrolados hinchas-.

    Después de varios minutos de agresiones incontrolables, los policías en cuestión reaparecieron en la tribuna visitante, pero en vez de impedir que fueran atacados por los de Chicago intentaron alejar a los hinchas de Tigre, lo que provocó más enfrentamientos y corridas.
  • Dejá tu comentario