Para las inmobiliarias, las nuevas restricciones de la cuarentena "serán un nuevo cepo"

Información General

Los controles que se espera anuncie el Gobierno para limitar la circulación del virus pone en riesgo al sector de bienes raíces que acumula 24 meses de caída.

El endurecimiento de la cuarentena pone en riesgo al mercado inmobiliario. Desde el sector advierten que mayores controles traerán una retracción muy fuerte en un mercado que viene en caída. Es que según los últimos datos difundidos por el Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires en mayo sólo se labraron 681 actos de escrituras de compra-ventas. “Las nuevas medidas que evalúa tomar el Gobierno son un cepo para el negocio de bienes raíces”, concluyó Marta Liotto vicepresidente del Colegio de Corredores Inmobiliarios porteños.

“Estamos preocupados, desde las inmobiliarias hemos prestado mucha atención al funcionamiento de los protocolos y sabemos que se ha cumplido muy bien, tanto en las tareas administrativas como para mostrar propiedades”, indicó Marta Liotto. “Volver hacia atrás es un nuevo cepo para el sector”, concluyó la especialista preocupada por los nuevos controles que se espera anuncie el presidente Alberto Fernández ante el crecimiento de casos en la última semana.

“Las inmobiliarias venimos con mucha incertidumbre hace muchos años, desde la dificultad para adquirir dólares, la falta de créditos hipotecarios y la inflación, esto sin dudas es un cachetazo más para el sector”, agregó Liotto.

Es que según los datos del Colegio de Escribanos porteño la compra-venta de inmuebles bajó un 78% respecto a mayo del año pasado como consecuencia de la cuarentena por la pandemia del coronavirus. Sólo se firmaron 681 escrituras por un valor de $6118 millones, un número realmente alarmante.

Hace poco más de 40 días las inmobiliarias fueron habilitadas para volver a abrir sus puertas y atender al público, con protocolos de seguridad e higiene en plena cuarentena. “Desde principio de mayo a hoy hemos tenido muchas consultas, sobre todo por alquileres porque hay necesidad de mudarse ante el vencimiento de contratos o en búsqueda de un lugar más grande”, explicó Diego Migliorisi, de la inmobiliaria homónima.

Lo cierto es que todos los especialistas consultados coinciden que las ventas están muy contenidas y esta medida es un nuevo golpe más al sector. “Si bien hasta ahora estamos habilitados a mostrar algunos inmuebles –con excepción de los ocupados o en consorcio- que representan poco más del 25% del mercado de oferta, eso generó un poco de dinamismo, volver hacia atrás es perder todo lo que habíamos ganado”, resumió Migliorisi preocupado por el presente de las inmobiliarias.

Por su parte desde el Colegio de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires manifestaron su preocupación y malestar por el endurecimiento de la cuarentena a través de un comunicado. “En este tiempo que se permitió la actividad inmobiliaria, los Profesionales del sector pudimos observar que existe una fuerte voluntad de que se reactive el mercado, tanto de parte de propietarios como de posibles compradores o inquilinos. Pero, de continuarse con la política de restricción, indefectiblemente esta mínima re activación que podría existir se vería herida de manera gravísima”, advirtieron.

Lo cierto es que el Gobierno busca reducir la circulación de gente en la Capital Federal y el conurbano bonaerense para así cortar con la circulación del virus. No hay dudas que esto impactará en el comercio en general y en las inmobiliarias en particular donde muchas de las operaciones deberán canalizarse a través del canal online.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario