Insólito debut del contracarril para colectivos en la avenida Rivadavia

Información General

El Gobierno porteño suspendió ayer en forma momentánea la implementación de un "contracarril" en la avenida Rivadavia, a la altura de la Plaza Once, que había sido diseñado para aliviar el tránsito en la zona, porque a los colectivos se les hacía muy difícil poder girar.

Según explicaron funcionarios porteños, la medida fue tomada porque se verificó que los colectivos que circulan por la calle Jean Jaurés -debido al tamaño de los ómnibus- no podían tomar por Rivadavia en forma "segura", debido a que el "radio de giro que requieren es mayor" al espacio con el que contaban.

"Las dimensiones del carril que se había dejado para que doblaran los colectivos son bastante reducidas y ahora vamos a evaluar si se ensancha o no. Vamos a estudiar qué alternativas se pueden encontrar y la semana que viene las vamos a anunciar", dijo el director general de Tránsito de la Ciudad, Oscar Fariña.

El "contracarril" para el transporte de colectivos se había implementado ayer por la mañana, sobre la avenida Rivadavia en el tramo comprendido entre las calles Jean Jaurés y Ecuador, en la zona de Plaza Once.

La idea era que los colectivos que se desplazaban por Jean Jaurés pudieran girar a la izquierda en Rivadavia y tomar "de contramano" por un carril pegado a la acera, aunque se hizo difícil por la dimensión de los micros.

"No se podía girar con seguridad y se corría el riesgo de un choque frontal entre los colectivos y el resto de los vehículos que transitan por avenida Rivadavia hacia la zona oeste de la Ciudad", dijeron voceros de la Dirección de Tránsito.

El "contracarril" -para el cual estaban habilitados a usarlo cinco líneas de colectivos- se había diseñado porque la calle Bartolomé Mitre al 3000, donde estaba el boliche República Cromañón, está cerrada desde la tragedia y aún no se sabe cuándo la reabrirán.

Dejá tu comentario