La nueva ola de frío llegó para complicar la crisis energética

Información General

El ingreso de una nueva ola polar, la tercera en lo que va de la temporada, amenaza con profundizar los serios problemas energéticos que atraviesa la Argentina.

El pronóstico del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) anticipa que Buenos Aires, su área de influencia y la zona centro del país, la más poblada, experimentará a partir de este domingo mínimas que rondarán los cero grado.

En Buenos Aires, se espera hasta el martes máximas que apenas superarán los diez grados, confirmando las previsiones de un "invierno más crudo" que el de otras temporadas.

El aire polar ingresará desde la Patagonia, donde llevó el termómetro hasta los 8 grados bajo cero.

Las bajas temperaturas provocan serios problemas en la distribución de energía y el Gobierno, desde el viernes, amplió la banda horaria de restricción en el consumo de electricidad que pasó de 18:00 a 23:00 a 16:00 a 24:00.

Las restricciones apuntan a las 4.700 empresas catalogadas como grandes clientes, mientras la administración nacional sigue tratando de evitar que se afecte a las casas de familia.

La falta de electricidad y gas golpeó a industrias de todo el país y reprodujo un paisaje con suspensiones de trabajadores, mientras desde el Gobierno se analiza la posibilidad de restringir el GNC a los taxis, ambulancias y bomberos.

La persistencia de las olas polares también generalizó en la población resfríos, gripes y enfermedades respiratorios, por lo que las guardias de centros de salud se encuentran atestadas.

Por ejemplo, la betametasona, un corticoide utilizado como desinflamatorios en infección de las vías respiratorios, escasea en las farmacias porteñas, debido a la gran demanda existente.

Dejá tu comentario